Inicio ASP Un estudio muestra la baja incidencia y gravedad del Covid-19 en pacientes...

Un estudio muestra la baja incidencia y gravedad del Covid-19 en pacientes con fibrosis quística en España

fibrsosis-quistica-covid-29

..Gema Maldonado.
Padecer fibrosis quística, contra todo pronóstico, no ha supuesto un factor de riesgo de gran importancia en un desarrollo grave del Covid-19, hasta el punto de que la infección en estos pacientes ha tenido una baja incidencia y gravedad en España. De las 2.498 personas que tienen fibrosis quística, recogidas en el Registro de Pacientes de la Sociedad Europea de Fibrosis Quística (ECFSPR, por sus siglas en inglés), ocho han tenido Covid-19 confirmado mediante PCR, dos niños y seis adultos, incluido un paciente trasplantado de pulmón. En su mayoría ha expresado clínica leve-moderada y todos han tenido muy buena evolución.

De las 2.498 personas que tienen fibrosis quística, ocho han tenido Covid-19 confirmado mediante PCR. En su mayoría ha expresado clínica leve-moderada y todos han tenido muy buena evolución.

Así lo indica un estudio promovido por la Sociedad Española de Fibrosis Quística (SEFQ) que publica la revista Respiratory Medicine, cuyo investigador principal es el Dr. Pedro Mondéjar-Lopez, pediatra de la Unidad de Neumología Pediátrica y Fibrosis Quística del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia. A estos pacientes se les consideró al inicio de la pandemia personas de riesgo que podrían tener una mala evolución de la infección por SARS-CoV-2, por sufrir una enfermedad crónica con afectación pulmonar.

dr-mondejar-lopez-fibrosis-quistica-covid-19

Sin embargo, la incidencia acumulada del Covid-19 en ellos se sitúa por debajo de la dada en la población general. Son 32 casos por cada 10.000 frente a los 49 casos por cada 10.000 personas en la población general. “Es una incidencia inferior a la esperada”, señala a iSanidad el investigador del estudio. La mortalidad general se sitúa en 5,85 por cada 10.000, mientras que ningún paciente con fibrosis quística incluido en el registro europeo falleció por Covid-19.

La incidencia acumulada del Covid-19 en pacientes con fibrosis quística se sitúa por debajo de la dada en la población general

Baja gravedad en los casos
De los ocho casos confirmados en España, seis requirieron hospitalización, cuatro de ellos necesitaron terapia con oxígeno y solamente uno, el paciente trasplantado, pasó a la UCI, “un corto periodo de tiempo”, apunta el investigador, y no requirió ventilación mecánica. Este y otros estudios, así como la experiencia de diversos clínicos, indican que las enfermedades respiratorias por sí solas “no parecen ser uno de los factores de riesgo más importantes” para el desarrollo de Covid-19 grave.

Seis requirieron hospitalización, cuatro de ellos necesitaron terapia con oxígeno y solamente uno, el paciente trasplantado, pasó a la UCI, “un corto periodo de tiempo”

De hecho, una de las cosas que ha llamado la atención del investigador, es que de los seis adultos con Covid-19 que tuvieron que ser ingresados, tres tenían diabetes. La fibrosis quística, explica el Dr, Mondéjar-López, conlleva en el 26% de los casos diabetes insulinodependiente. Por lo que esta patología, sumada a la enfermedad pulmonar de base, “podría ser un factor de riesgo añadido”.

El estudio recoge los casos diagnosticados entre el ocho de marzo y el 16 de mayo, las peores semanas de la pandemia, en las unidades de fibrosis quística de hospitales españoles. Muestra “una foto que se acerca bastante a la realidad”, según el Dr. Mondéjar-López. Sí es cierto, como él mismo señala, que en el registro europeo puede haber en torno a un 10% de casos españoles que no aparecen recogidos. De hecho, han tenido conocimiento de un paciente de fibrosis quística con un trasplante bilateral pulmonar que no está en el registro y sí ha fallecido con Covid-19.

Dr. Mondéjar-López: “La inmunosupresión de los pacientes trasplantados puede ser un factor de riesgo adicional e incluso mayor que la propia fibrosis quística para una evolución desfavorable del Covid-19 en estos pacientes”

“La inmunosupresión de los pacientes trasplantados puede ser un factor de riesgo adicional e incluso mayor que la propia fibrosis quística para una evolución desfavorable del Covid-19 en estos pacientes”, explica el investigador. Una hipótesis que también respaldaría el hecho de que el único ingreso en la UCI de los pacientes del estudio sea de un hombre trasplantado.

¿Por qué ha tenido un impacto tan bajo el Covid-19 en estos pacientes?
Aunque el Dr. Mondéjar-López cree que es difícil sacar conclusiones definitivas a partir de ocho pacientes, su estudio cuenta con el conocimiento y la opinión de una treintena de médicos de unidades de fibrosis quística. Entre todos ellos, aportan varias razones que han podido influir en la baja inicidencia y gravedad de la infección en sus pacientes.

Las personas con fibrosis quísticas “están más acostumbrados a prevenir enfermedades respiratorias”

Por una parte, el estudio destaca que las personas con fibrosis quísticas “están más acostumbrados a prevenir enfermedades respiratorias”. Ellos ya utilizaban mascarillas, por ejemplo, para acudir al hospital antes de la pandemia. Usan hidrogeles, intentan evitar acudir a eventos o lugares masificados y, en muchos casos, “iniciaron el confinamiento de forma precoz y más estricta: ellos no salían al supermercado, hay alguna baja laboral preventiva y comenzaron a teletrabajar antes”, señala el autor del estudio.

Por otra parte, el 52,5% de estos pacientes son menores de 18 años, la edad mediana en España se sitúa en 17 años y solo el 24% tiene más de 30 años. “Los pediatras sabemos que, por suerte, la infección no ha afectado de la misma manera a los niños que a los adultos y la mayor edad ha sido un factor de riesgo en el Covid-19”. Y esto ha ocurrido también en niños con enfermedades crónicas, entre ellos, la fibrosis quística.

El 52,5% de estos pacientes son menores de 18 años, la edad mediana en España se sitúa en 17 años y solo el 24% tiene más de 30 años

De los ocho pacientes con Covid-19, dos eran menores de 18 años, tuvieron una clínica leve y ninguno precisó ingreso. De hecho, se les hizo la prueba “porque sus familiares son personal sanitario que se había infectado”, señala el Dr. Mondéjar-López, quien cree que habrá habido más niños contagiados asintomáticos o con síntomas parecidos a los de su enfermedad de base y hayan pasado desapercibidos.

La medicación que toman para su enfermedad “podría ser un factor protector”. Se trata de azitromicina

Una última hipótesis, es que la medicación que toman para su enfermedad “podría ser un factor protector”, apunta el investigador. La mayoría de estos pacientes toman de manera habitual azitromicina, uno de los fármacos ampliamente utilizados en pacientes hospitalizados con Covid-19. En este sentido, el doctor recuerda que aún no se ha probado que este medicamento prevenga la infección ni que sea efectivo como tratamiento en casos de coronavirus. Pero actualmente la azitromicina forma parte de varios ensayos clínicos cuyos resultados se empezarán a conocer en el los próximos meses.

Noticias complementarias: 

 

Compartir