Inicio ASP Para que la telemedicina avance son necesarios profesionales cualificados y formados

Para que la telemedicina avance son necesarios profesionales cualificados y formados

Compartir

Alfonso González
La telemedicina es uno de los campos en los que se ha centrado y se centrarán los grandes avances en tecnología sanitaria. “Aunque ya se han dado importantes pasos, aún tenemos mucho que avanzar, sobre todo a nivel de seguridad, para lo que precisamos de profesionales cualificados, con formación específica en este campo”, asegura Jesús Lucinio Manzanares, presidente de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC).

En España, la telemedicina ya es una realidad, y algunos programas sanitarios, tanto públicos como privados, la contemplan. “Los pacientes con problemas cardiacos, respiratorios o renales, son algunos de los colectivos que más se están beneficiando de la medicina a distancia”, comenta Manzanares.

Para llevarla a cabo, ha sido fundamental la implantación y desarrollo de las nuevas tecnologías, desde la telefonía convencional y la videoconferencia, pasando por las comunicaciones por satélite, hasta Internet o la telefonía móvil. Gracias a estos sistemas, inherentes a la propia tecnología sanitaria, se puede establecer una comunicación bidireccional entre el paciente y el médico y, a su vez, este último puede recibir datos, constantes vitales e imágenes diagnósticas del paciente. Así, el facultativo puede vigilar su estado y, en sentido inverso, enviar órdenes electrónicas para que los dispositivos conectados al paciente en su domicilio realicen un seguimiento diagnóstico o apliquen un tratamiento terapéutico, para un control más efectivo.

“La telemedicina permite realizar el seguimiento de pacientes que portan un marcapasos o vigilar a astronautas a miles de kilómetros de la Tierra. Sus posibilidades son numerosas y de grandes magnitudes”, explica el experto. 
 
“Sin duda –continúa-, todos estos avances deben ser regulados y ordenados, tratando su expansión y evolución con rigor, con el fin de prestar un servicio asistencial eficiente y de calidad, que repercutirá positivamente en el estado de bienestar del conjunto de la población”. 

Retos de la Telemedicina 
La medicina a distancia podría ayudar a combatir las consecuencias de la falta de profesionales que experimentan muchos sistemas sanitarios de nuestro entorno, incluido el nuestro, sobre todo en aquellas zonas alejadas de los grandes hospitales. Asimismo, en una población cada vez más envejecida y con un número de pacientes crónicos en aumento, la telemedicina se convierte en una opción que cada vez debe tenerse más en cuenta.

“Una disminución en el número de consultas, de las visitas a domicilio y de las hospitalizaciones supondría un importante ahorro para un sistema sanitario en crisis, volviéndolo más eficiente y efectivo. Además, la comodidad y el incremento en la calidad de vida de los pacientes puede ser notable”, explica el presidente de la SEEIC.

“No obstante, -apunta- tenemos varios retos que cumplir en la implantación de la telemedicina. La seguridad, el coste-efectividad, el desconocimiento de las nuevas tecnologías por parte de la población mayor, en algunos casos, o el grado de aceptación de médicos y pacientes, son aspectos pendientes de evaluación. Por ello, debemos tomarla con cautela e implicar a los profesionales indicados y formados en el campo de las tecnologías sanitarias”, inciden desde la sociedad.

En este sentido, “las tecnologías sanitarias deben estar gestionadas por profesionales formados y con experiencia en la instalación, evaluación y mantenimiento de las mismas. Si se lleva a cabo de la forma correcta, contando con personal cualificado para ello, el ahorro de los costes y la optimización de la tecnología será aún mayor”, concluye Jesús Manzanares.

La telemedicina será uno de los temas a tratar durante el X Congreso Nacional de la SEEIC, que se celebra del 26 al 28 de septiembre en Barcelona