Inicio ASP Los hematólogos hacen un llamamiento urgente a la donación de médula ósea

Los hematólogos hacen un llamamiento urgente a la donación de médula ósea

Compartir

El trasplante de progenitores hematopoyéticos representa la única posibilidad de curación para pacientes con leucemia u otras enfermedades oncohematológicas. Esta técnica ha evolucionado de manera importante en los últimos años, de tal manera que hoy en día no sólo es posible obtener células madre de la médula ósea, sino también de la sangre periférica y del cordón umbilical. “Varía la cantidad, el tipo y la aloreactividad de los linfocitos en función de la fuente de procedencia”, explica el doctor Enric Carreras, coordinador del Grupo Español de Trasplante Hematopoyético (GETH) de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) y director del Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO).

En la actualidad, hay más de 19 millones de donantes voluntarios de médula ósea en todo el planeta, de los que casi 100.000 son españoles. Asimismo, hay almacenadas más de 500.000 unidades de cordón umbilical a nivel global, de las que aproximadamente 53.000 pertenecen a nuestro país. Todos estos datos están incluidos en el REDMO, gestionado desde 1991 por la prestigiosa Fundación Josep Carreras. “Hasta el momento de su creación, los pacientes españoles no podían acceder a los registros internacionales de donantes, lo que en muchos casos suponía la muerte”, explica el experto. A día de hoy, esta iniciativa ha proporcionado un donante compatible a más de 6.000 personas en todo el mundo. 

Durante 2011 se practicaron en España 152 trasplantes de sangre de cordón, 96 de médula ósea y 228 de sangre periférica. Según datos de la Fundación Josep Carreras, nuestro país se sitúa por debajo de lo deseable en cuanto al número de donantes voluntarios registrados en REDMO se refiere. Por el contrario, España es el segundo país del mundo en número total de unidades de sangre de cordón almacenadas, únicamente por detrás de Estados Unidos. “Se trata de una alternativa válida para niños que no disponen de donantes compatibles y en ocasiones también para algunos adultos”, explica.

El doctor Carreras plantea tres importantes retos en este ámbito: reducir la morbimortalidad del procedimiento mediante la mejora de la prevención y el abordaje de las principales complicaciones (rechazo e infecciones); mejorar las nuevas modalidades de trasplante, y muy especialmente el de sangre de cordón y el haploidéntico (el donante es un familiar que sólo comparte un haplotipo del sistema HLA); y disponer de donante o unidad de cordón idónea para todo aquel que precise un trasplante. A este respecto, en 2008 se puso en marcha el Plan Nacional de Cordón, que debe llegar a las 60.000 unidades almacenadas para que la probabilidad de que un español encuentre un cordón compatible quede cubierta. En la actualidad, se está elaborando un Plan Nacional de Donación de Médula que pretende lo mismo con los donantes voluntarios.