Inicio ASP La vitamina D es “neuroprotectora” y puede ser determinante en el desarrollo...

La vitamina D es “neuroprotectora” y puede ser determinante en el desarrollo de trastornos cognitivos

vitamina-d-trastornos-cognitivos

..Redacción.
La vitamina D se ha mostrado importante para la plasticidad cerebral, hasta el punto de que su deficiencia puede ser determinante en el desarrollo de trastornos cognitivos, incluidos la depresión y la esquizofrenia. Así lo indican recientes estudios desarrollados por el Queensland Brain Institute, perteneciente a la Universidad de Queensland (Australia). Además, un ensayo llevado a cabo en ratones y un estudio del cerebro humano desarrollado por esta misma universidad, mostraron la deficiencia de vitamina D como un factor de riesgo para el deterioro cognitivo y la demencia.

La deficiencia de vitamina D puede ser determinante en el desarrollo de trastornos cognitivos, incluidos la depresión y la esquizofrenia

Ya en 2015, la Sociedad Internacional de Investigación en Psiquiatría Nutricional (ISNPR) señalaba en un documento de consenso que los datos epidemiológicos, las investigaciones y la evidencia clínica “sugieren que la dieta influye tanto en el riesgo como en los resultados de los trastornos mentales”. Sus miembros defendían los cambios nutricionales y la prescripción de nutracéuticos como un medio para mejorar la salud mental. Entre esos nutrientes que tiene un “vínculo claro” con la salud mental la ISNPR incluía la vitamina D.

Según el profesor e investigador del Queensland Brain Institute, Thomas Burne, la vitamina D participa en la regulación de genes importantes para la función cerebral y “actúa como un neuroesteroide”. Y como tal, influye en los procesos cerebrales que afectan al estado de ánimo y el comportamiento.

La vitamina D participa en la regulación de genes importantes para la función cerebral y “actúa como un neuroesteroide”

El pasado mes de febrero, el equipo de investigación que lidera el Dr. Burne publicó sendos estudios en las revistas Brain Structure and Function y Trends in Neuroscience, sobre las razones que hacen de la vitamina D un nutriente tan importante para la plasticidad cerebral y cómo su deficiencia puede influir en trastornos cognitivos.

Hasta ahora, no se conocía exactamente cómo la vitamina D influye en la estructura y función del cerebro. El Queensland Brain Institute llevó a cabo un estudio en ratones con el que obtuvo evidencias de que los niveles de vitamina D influyen en las redes perneuronales (PNN). Estas redes participan en la cognición y en funciones de la memoria. Además, protegen a las neuronas del estrés oxidativo y las neurotoxinas y estabilizan los contactos que estas células hacen con otras neuronas.

El Queensland Brain Institute llevó a cabo un estudio en ratones con el que obtuvo evidencias de que los niveles de vitamina D influyen en las redes perneuronales (PNN)

El Dr. Burne y su equipo eliminaron la vitamina D de la dieta de un grupo de ratones adultos jóvenes. El grupo de control continuó recibiendo este nutriente. Después de 20 semanas, el grupo deficiente en vitamina D mostró una disminución significativa en su capacidad para recordar y aprender, en comparación con el grupo de control. Cuando examinaron sus cerebros, vieron una reducción pronunciada de las PNN en el hipocampo, que es la región del cerebro crucial para la formación de la memoria. También se redujeron las conexiones entre las neuronas de esa región.

En el segundo artículo publicado, explican que la vitamina D evita que ciertas enzimas descompongan las PNN. Cuando hay un claro déficit del nutriente, estas enzimas no se controlan y comienzan a degradar las PNN. Así, las neuronas en el hipocampo empiezan a tener problemas para mantener las conexiones, lo que conduce a una pérdida de la función cognitiva.

El 70% de las personas con esquizofrenia tienen déficit de vitamina D y tienden a tener más trastornos en el lado derecho del hipocampo

El estudio señala que el lado derecho del hipocampo fue el más afectado por el déficit de vitamina D. Los investigadores aún no saben la razón, pero sí señalan que el 70% de las personas con esquizofrenia tienen déficit de vitamina D y tienden a tener más trastornos en el lado derecho del hipocampo. “Además de tratar con la memoria espacial, el lado derecho del hipocampo es realmente importante para su percepción de la realidad”, explica.

Por lo tanto, la pérdida de la función en esta área debido a la deficiencia de vitamina D podría ser un factor en la caracterización de la esquizofrenia, “incluidos los graves déficits de memoria y una percepción distorsionada de la realidad”, señala.

Por otra parte, el equipo del Queensland Brain Institute estudió el efecto de la deficiencia de vitamina D en el rendimiento cognitivo de las personas. Los resultados indican que una persona mayor, con un deterioro cognitivo leve y niveles bajos de vitamina D “está asociado con un hipocampo más pequeño y un peor rendimiento en las pruebas cognitivas”.

Dr. Burne: “Pensamos que la vitamina D es neuroprotectora”

“Pensamos que la vitamina D es neuroprotectora”, explicó el profesor. Así, señala que la corrección de los niveles de vitamina D debe verse como una medida de “prevención o intervención temprana para retrasar la aparición de un deterioro cognitivo leve”.

Las Guías Internacionales recomiendan suplementaciones de entre 800 y 1000 UI al día de Vitamina D en personas sanas. Una suplementación en el rango superior de las recomendaciones (1.000 UI/día) aumentaría la probabilidad de los pacientes de alcanzar niveles suficientes de Vitamina D (30 ng/ml), en comparación con una suplementación con menor dosis.

Esta recomendación viene avalada por distintos estudios que se han llevado a cabo en personas con carencias graves de vitamina D. Presentaban niveles inferiores a 20 ng/ml. Uno de estos estudios, publicado en Journal of Pharmacovigilance en agosto de 2017, demostró que el 95% de los pacientes que habían recibido durante 12 semanas una dosis de carga de un comprimido de 30.000 UI a la semana de vitamina D habían conseguido niveles iguales o superiores a 30 ng/ml, de manera segura y sin alteraciones en los niveles del calcio.

Noticias complementarias: 

Compartir