Inicio ASP “Yo también me vacuno”

“Yo también me vacuno”

Compartir

Isabel González
La Asociación Española de Pediatría lanza la campaña “Yo también me vacuno” para incentivar esta acción tanto al sector más débil de la población como son los niños, como también al sector sanitario que se ocupa de ellos como son los 9000 pediatras de esta Asociación. La campaña se puede ver en el siguiente link: “http://vacunasaep.org/yo-tambien-me-vacuno”

Todos los años, antes del inicio de la temporada de aparición de la gripe, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación de Pediatría (CAV-AEP) pone en funcionamiento una serie de campañas de concienciación sobre la importancia de prevenir esta enfermedad. Para el 2012-2013 recomiendan que sean vacunados:

1-Niños a partir de los 6 meses de edad y adolescentes en determinadas situaciones o enfermedades de base en grupos de riesgo, en los que se incluyen:

  • Enfermedad respiratoria crónica (p. ej. fibrosis quística, displasia broncopulmonar, asma e hiperreactividad bronquial, etc.).
  • Enfermedad cardiovascular grave (congénita o adquirida).
  • Enfermedad metabólica crónica (p. ej. diabetes, errores congénitos del metabolismo, etc.).
  • Enfermedad crónica renal (p. ej. insuficiencia renal, síndrome nefrótico, etc.) o hepática.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal crónica. 
  • Inmunodeficiencia congénita o adquirida.
  • Asplenia funcional o anatómica.
  • Enfermedad oncológica.
  • Enfermedad hematológica moderada o grave (p. ej. hemoglobinopatía, leucemia, etc.).
  • Enfermedad neuromuscular crónica y encefalopatía moderada o grave.
  • Malnutrición moderada o grave.
  • Obesidad mórbida (IMC mayor o igual a 3 desviaciones estándar).
  • Síndrome de Down y otras cromosomopatías graves.
  • Tratamiento continuado con ácido acetilsalicílico (por riesgo de síndrome de Reye en el caso de infección por virus gripal salvaje).
  • Embarazo en adolescentes.

2-Niños sanos a partir de los 6 meses de edad y adolescentes sanos que convivan con pacientes incluidos en los grupos de riesgo

3-Adultos en contacto con niños y adolescentes pertenecientes a los grupos de riesgo

  • La eficacia de esta vacuna en adultos es de un 80% y en población infantil entre un 50 y un 70% pero solo el 30% del personal sanitario se vacuna.

Luis Madero, presidente de la Fundación Española de Pediatría, comentaba como hay un “escaso cumplimiento” de las recomendaciones que se hacen en este sentido. El profesor reclama al sector sanitario sobretodo pediátrico, que “Tenemos una responsabilidad. Es imprescindible hacer una llamada de atención a los profesionales sanitarios, especialmente a los pediatras”. “Tenemos un papel fundamental. Somos un estamento muy interesante para dar ejemplo”.

Dentro de estas medidas se deben extremar las medidas higiénicas como lavarse las manos o utilizar guantes. 

Según un estudio realizado por el Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, en 2011-2012, el 78% de los pacientes que llegaron al hospital que fueron diagnosticados de gripe, eran del grupo de factor de riesgo y el 30% menores de 5 años.La actividad gripal en esa temporada fue moderada (menor que en años anteriores) y se asoció a la circulación de virus de la gripe A(H3) predominantemente. La mayoría también se produjo en residencias geriátricas. Durante las semanas séptima y novena del 2012 se describió un exceso de moratlidad que superó en un 17% los umbrales de alerta. El 80% casi exclusivamente a los mayores de 75 años.
Se dieron 609 casos graves hospitalizados de los cuales 50 fallecieron.

El 78% de los menores de 5 años presentó algún factor de riesgo de complicaciones de gripe y el 47% había recibido la vacuna antigripal en la temprana. 

En la temporada 2011-2012, del total de pacientes hospitalizados a consecuencia de una gripe grave, el 78% presentaban factores de riesgo (enfermedades de base, como enfermedad pulmonar crónica, enfermedades cardiovasculares o diabetes, entre otras) y el 8% fallecieron. El 30% de estas personas hospitalizadas fueron niños menores de 5 años.

Es recomendable la aplicación de la vacuna sobretodo en estos grupos de riesgo pero también la implicación de los profesionales y estamentos sanitarios para informar a los pacientes de la importancia de esta medida así como su propia vacunación.