Inicio ASP Promocionar el autocuidado es esencial para la sostenibilidad económica del tratamiento renal...

Promocionar el autocuidado es esencial para la sostenibilidad económica del tratamiento renal sustitutivo

Compartir

Los tratamientos de las enfermedades renales crónicas son caros para el SNS ya que unos pocos pacientes consumen un porcentaje alto del presupuestario sanitario. Dada la situación económica en la que está inmersa la sanidad, la enfermedad renal ha de estar bien gestionada y conseguir un buen coste-efectividad. Por eso y siendo uno de los problemas que más inquieta en el campo de la nefrología, durante esta edición de Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología ha sido uno de los temas más debatidos entre los profesionales.

Esta situación económica está obligando a optimizar los recursos y a mejorar la gestión, el Dr. José A. Sánchez Tomero, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de la Princesa, lo ve como algo positivo: ”a pesar de que implica un gran esfuerzo, esto es algo bueno. Entre todos los implicados debemos analizar las evidencias que sustentan el mantenimiento o la adopción de distintos tratamientos: un tratamiento más caro puede ser más costo eficiente que uno más barato pero menos eficaz” Por su parte, el Dr. Jesús Montenegro, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Galdakao-Usánsolo afirma que la sostenibilidad sanitaria ha de centrarse en “la disminución del consumismo médico innecesario y en el caso de la enfermedad crónica aumentar el autocuidado”. La uremia acelera el envejecimiento, por ello, y para proporcionar una mayor supervivencia del paciente con una mejor calidad de vida, la atención integral es tan importante. Por eso, el Dr. Montenegro defiende el autocuidado “los pacientes debería aprender a auto-cuidarse, para mejorar la eficiencia de la atención y disminuir el gasto sanitario. La diálisis peritoneal y la hemodiálisis domiciliaria son el paradigma del autocuidado”, afirma. 

Diálisis peritoneal
La diálisis es el tratamiento renal sustitutivo más importante para las enfermedades renales en sus dos modalidades principales: la hemodiálisis y la diálisis peritoneal. A pesar de que más del 90% de los pacientes con este tipo de enfermedades pueden iniciar el tratamiento con diálisis peritoneal y de que es la técnica dialítica con mejor coste efectividad, tan sólo un 10% de ellos la emplea. Es un tratamiento que supone una mejor calidad de vida para los pacientes porque les da mayor autonomía, permite realizar el tratamiento en casa, sin desplazarse al hospital, tienen más flexibilidad en su dieta y más conocimiento e implicación en su tratamiento. El Dr. Sánchez Tomero defiende esta técnica porque mantiene que “el tratamiento sustitutivo en domicilio favorece la implicación del paciente y de su familia, mejora su calidad de vida su integración social y laboral. Por otro lado, supone una disminución de costes para el SNS”. En opinión de los especialistas son varios las cuestiones que impiden que la diálisis peritoneal sea un tratamiento más empleado. Por un lado,”la incidencia de nuevos pacientes que inician tratamiento con la diálisis peritoneal y de los enfermos prevalentes que siguen en esta técnica dialítica, varía de un hospital a otro, de una región a otra y de un país a otro, uno tiene el 40% de los pacientes de tratamiento sustitutivo con diálisis peritoneal y otro menos del 10%” opina el Dr. Montenegro. Así mismo, el Dr. Sánchez Tomero defiende que “debería garantizarse el acceso igualitario a todas las modalidades de tratamiento independientemente de la situación geográfica y de la estructura sanitaria del área sanitaria correspondiente. No están desarrolladas por igual las modalidades de diálisis domiciliaria en todas las comunidades”.

Por otro lado, es fundamental informar a los pacientes de todas las posibilidades de tratamiento para que conozcan las opciones que tienen y puedan valorar sus preferencias. En ocasiones, los enfermos se pueden mostrar reticentes a la diálisis peritoneal por falta de conocimiento. El Dr. Montenegro insiste en que la buena información es fundamental: “en general el perfil del paciente que elige la diálisis peritoneal es un enfermo bien informado y con el sentimiento de responsabilidad y libertad. La mayoría de los pacientes de entrada van a ser capaces de auto-cuidarse y dependerá mucho de las dotes de los sanitarios para transmitir los conocimientos elementales de esta técnica dialítica”

Futuro de la diálisis peritoneal
Además de informar mejor al paciente, de garantizar el acceso a todas las modalidades de tratamiento independientemente de la situación geográfica, y de promocionar esta técnica como primer tratamiento dialítico, el Dr. Sánchez Tomero considera que debería de potenciarse la actividad de la Agencia de Evaluación de Nuevas Tecnologías. En esta línea, el Dr. Montenegro cree que “la diálisis peritoneal se beneficia de la telemedicina y servirá para prevenir complicaciones, diagnosticar a distancia y controlar el tratamiento desde el propio hospital con el paciente en su domicilio” de hecho, ya existen una serie de controles vía “bluetooth” que evalúan parámetros como la presión arterial o el tipo y peso de los recambios peritoneales. “Sin necesidad de que el paciente anote nada”, dice el doctor, “estos datos se envían automáticamente a un archivo informático de la unidad de diálisis peritoneal”. El objetivo es prevenir posibles complicaciones, disminuir las visitas a la unidad de diálisis peritoneal y evitar errores de transcripción. 

El Dr. Sánchez Tomero defiende que, a pesar de que la situación económica está dejando sin financiación aspectos como la investigación, debe potenciarse la investigación independiente “las Agencias de medicamentos, deberían promover investigación independiente sobre coste-eficacia que esté libre de sesgos que en ocasiones existen en la investigación promovida por la industria”. Por su parte, el Dr. Montenegro opina que las técnicas de hemodiálisis domiciliaria han mejorado de manera espectacular favoreciendo el autocuidado:”los avances han perfeccionado, principalmente: el tratamiento del agua, la sencillez y seguridad de los monitores y la adecuación del sistema informático, ayudando a que muchos pacientes puedan hacerlo en su domicilio y siguiendo las líneas de la medicina moderna del autocuidado”.