Inicio ASP Las demandas judiciales a otorrinos crecen un 40%

Las demandas judiciales a otorrinos crecen un 40%

Las demandas judiciales a los especialistas en otorrinolaringología (ORL) han crecido un 40% entre 2011 y 2012, según un estudio de Uniteco Profesional que se ha presentado en el congreso de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial (SEORL-PCF), celebrado en Oviedo recientemente.

Este aumento es superior a la media del resto de especialidades médicas, que también han visto incrementadas las demandas judiciales en el último año, lo que los expertos atribuyen a la crisis y al contraste de la información médica en internet, el llamado efecto Doctor Google. Para el doctor Primitivo Ortega, presidente de la SEORL-PCF, “las necesidades económicas acuciadas por la crisis y la posibilidad de consultar fuentes médicas especializadas en Internet están multiplicando el número de pacientes que, satisfechos o no con el tratamiento recibido, deciden demandar a su médico para ver si pueden sacar una compensación debido a un procedimiento o método diagnóstico que consideran que se podía haber utilizado en su caso”.

A pesar de este incremento, “la otorrinolaringología es una especialidad con una siniestralidad menor en cuanto a reclamaciones y demandas de responsabilidad civil profesional”, asegura el informe. Cada año 1 de cada 43 de estos especialistas recibe una reclamación de responsabilidad civil, frente a 1 de cada 14 en traumatología y 1 de cada 23 en cirugía (excluyendo plástica y neurocirugía).

Según los autores del informe, una de las claves de esta baja siniestralidad en ORL, a pesar del incremento en demandas, es la generalización del documento de consentimiento informado a los pacientes en esta especialidad. “Los otorrinos son especialmente cuidadosos a la hora de elaborar y tratar los consentimientos informados y de transmitir la información relevante a los pacientes. Esto permite defenderles con mayores garantías a la hora de afrontar un proceso judicial”, arguye el informe.