Inicio ASP Por primera vez se celebra en España el Congreso de la Federación...

Por primera vez se celebra en España el Congreso de la Federación Europea de Medicina Interna

Compartir

La actual estructura de la población (con un incremento de las personas mayores y de las enfermedades crónicas), del abordaje terapéutico (con la cada vez más frecuente polifarmacia) y de la situación económica (con la crisis y su impacto en los sistemas sanitarios), obligan a replantear la organización asistencial actual. 

Cómo puede ayudar el internista en este contexto será uno de los temas sobre los que giren varias de las ponencias del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna y el 11º Congreso Internacional de la Federación Europea de Medicina Interna (EFIM, en sus siglas en inglés), que se celebran en Madrid del 24 al 27 de octubre. 

“Necesitamos profesionales que resuelvan los problemas asistenciales prioritarios del presente: ancianidad, comorbilidad y complejidad, polifarmacia y restricción de recursos, sin olvidar parcelas de dedicación específica”, subraya el Dr. Javier García Alegría, presidente de la SEMI. 

“Por ello –añade- diseñar el perfil de los profesionales que necesita la sociedad es una de los grandes retos que se ha abordado desde la SEMI y la Comisión Nacional de la Especialidad”. Este es el motivo que ha llevado a actualizar el programa formativo y publicar  las competencias nucleares de la especialidad. Entre ellas se describen no solamente los conocimientos científicos-técnicos, sino que se incluyen habilidades de comunicación, consideraciones éticas, formación en epidemiología clínica y en investigación. También se ha incorporado, como novedad, la toma de decisiones juiciosas con un balance coste-beneficio favorable. 

Alrededor de 2.500 expertos participarán en este Congreso, reconocido de Interés Sanitario por el Ministerio de Sanidad y Política Social, una cita que “permitirá una puesta al día de los últimos avances y novedades en el área de la Medicina Interna, al tiempo que facilitará la formación y el contacto entre profesionales”, apunta el Dr. Pedro Conthe, presidente ejecutivo del Comité Organizador.

Se trata, asimismo, de la primera vez que se celebra en España el Congreso de la Federación Europea de Medicina Interna, compuesta por 35 Sociedades europeas de Medicina Interna, lo que supone un importante reconocimiento internacional. Para el Dr. Ramón Pujol, presidente de la EFIM, “este hecho es crucial y será la oportunidad de demostrar a Europa lo potente que es la Medicina Interna de nuestro país”.
 
“Precisamente –remarca el Dr. Pujol- la estrecha colaboración entre la Sociedad Portuguesa y la Sociedad Española de Medicina Interna, ambas las de mayor número de socios y las más potentes en muchos aspectos- ha supuesto un gran impulso a la EFIM”.

Estas sociedades nacionales tienen que servir en parte como ejemplo a nivel europeo, dado que “hoy más que nunca se hace necesario colaborar estrechamente con las instituciones Europeas, ya que en estos últimos años hemos estado luchando para una Medicina Interna Europea competitiva, para lo que es necesario seguir trabajando”, apunta.

Pilar básico de la asistencia sanitaria
Los servicios de Medicina Interna son un pilar básico de la asistencia a enfermedades médicas en España; son los que dan más altas de todas las especialidades médicas, más de medio millón al año, y representan un 18% de las altas totales. 

¿Qué puede ofrecer la Medicina Interna como especialidad en tiempos de crisis? Por una parte, la SEMI, en su búsqueda por la eficiencia, ha planteado al Ministerio de Sanidad una plataforma de Sociedades científicas comprometidas con la eficiencia, con la elaboración de recomendaciones de bajo o nulo valor clínico, a semejanza de la iniciativa en EE.UU. del American College of Physicians.

Y por otra, para el Dr. García Alegría, “posiblemente lo que mejor podemos aportar es la minimización de actos médicos, la reducción de la fragmentación asistencial y la coordinación de cuidados con Atención Primaria”.

Ello se debe a que en la mayoría de las enfermedades crónicas hay que hacer una evaluación y tratamiento integral, características propias del internista. De esta manera se incrementa la satisfacción del paciente, se reduce la fragmentación de la asistencia -uno de los mayores problemas actuales- y se reducen los costes. 
En la misma línea, la Dra. Pilar Román comenta que es preciso una nueva organización del Sistema Nacional de Salud para dar una respuesta adecuada a los pacientes crónicos, que suponen el 80% de las consultas al médico de primaria y el 60% de los ingresos. “Los internistas, junto con los médicos de familia, podemos ofrecer el valor añadido de la atención global  a los pacientes, tratando a las personas y no a cada una de sus enfermedades de forma separada. Trabajar en esta nueva organización del sistema y ser eficientes en nuestra actividad diaria, dado el contexto de crisis económica actual, es la mejor contribución que podemos hacer al sistema sanitario y a los pacientes”. 

El Congreso contará con la presencia de la Dra. Cristina Rabadán, responsable del área de la Cronicidad del Instituto de Salud (NIH, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos para avanzar en las experiencias y modelos implementados en este país.

Registros multicéntricos de pacientes que responden a preguntas clínicas de la vida real 
Asimismo, en el marco de esta importante cita científica, se presentarán resultados relevantes de estudios realizados por los Grupos de Trabajo de la SEMI y Consensos que se han llevado a cabo en colaboración con otras Sociedades, como el de la insuficiencia renal crónica o la diabetes.

Actualmente, 3.105 internistas colaboran en los 18 grupos de trabajo de la SEMI, motor principal en la investigación y formación de los socios.  

Gracias a la labor de estos grupos se han puesto en marcha un importante número de registros de pacientes, algunos de ellos con participación de otros especialistas nacionales o extranjeros y que son reconocidos mundialmente por contar con el mayor número de pacientes de todo el mundo y haber respondido a muchas preguntas de investigación de la práctica diaria, con enfermos reales en la vida real. Según la Dra. Pilar Román, “es digno de mención el desarrollo de estos registros multicéntricos de pacientes porque dan respuesta a muchas preguntas clínicas de la vida real”.

También, los internistas jóvenes cumplen un papel muy importante en esta cita. “Ellos son el futuro, de ahí que la EFIM ha procurado en los últimos años unirlos entre ellos y con los más seniors para hacer un recambio generacional adecuado”, subraya el Dr. Pujol.
En el marco de esta cita la SEMI dará de forma gratuita en formato ebook una copia en español del “Manual de procedimientos en Medicina Interna” y la EFIM lo hará  en su versión inglesa. Esta publicación cuenta con más de 50 capítulos en los que se describen las indicaciones, material necesario, técnica, riesgos precauciones de los procedimientos  y consentimiento informado. Es un gran proyecto pionero de la SEMI.

Retos de la medicina interna
A nivel profesional, entre los principales retos cabe señalar la mejora de la formación, la acreditación profesional, mejorar el prestigio social de la especialidad, y aumentar el impacto científico de los proyectos de investigación. Hay iniciativas en marcha encaminadas a ello. Por ejemplo la Plataforma Virtual de Aprendizaje. 

Otro de los retos es la presencia de internistas entre el Profesorado universitario. “En este momento se está fragmentando la enseñanza de la patología general y de la médica hasta unos niveles inaceptables, que favorece poco la realización de una historia clínica, de una exploración completa y de una evaluación integral”, apunta el Dr. García Alegría. 

En el contexto de la EFIM, el Dr. Pujol menciona la consolidación de la Federación con unas Sociedades Nacionales miembros más implicadas, como principal asignatura pendiente. 

Futuro de la medicina interna 
La sociedad cada vez es más consciente de que deben existir médicos generalistas capaces de gestionar la complejidad de la enfermedad independientemente de que tengan en sus manos aparatos diagnósticos o terapéuticos de alta tecnificación. Por ello, en opinión del Dr. Ramón Pujol, la Medicina Interna en Europa va a crecer, ya que el generalismo es una corriente que en tiempos de crisis económica se incrementa al ser coste/efectivo.

La diferenciación de la Medicina Interna es que precisamente pueda existir una experteza en un área determinada sin perder la visión global de la persona enferma; esa es la diferencia con los superespecialistas que dominan en profundidad un campo pero sin una amplitud de base.

A ello se suma que la Medicina Interna se ha adaptado siempre a las necesidades cambiantes de la sociedad. Algunos ejemplos son la aparición del SIDA, la patología relacionada con la inmigración o las enfermedades crónicas y pacientes pluripatológicos. Además, aunque el internista ha sido siempre un médico fundamentalmente hospitalario sus funciones han ido también modificándose en base a las nuevas estructuras y funciones. Así, en el hospital se ha puesto al frente de las Unidades de diagnóstico rápido, de alta resolución, de los hospitales de día, de la consultoría en servicios quirúrgicos, etc… y en el área de no-hospitalización está liderando la denominada Medicina Mayor Ambulatoria, es decir, todas aquellas actividades que permiten unir la atención extra con la intra-hospitalaria.
Por todo ello, para el Dr. García Alegría, la Medicina Interna tiene un  presente y un futuro esperanzador. 

Nueva Junta Directiva 
En el marco del Congreso, se constituirá la nueva junta directiva de la Sociedad Española de Medicina Interna, por ello, el Dr. García Alegría hace balance de los dos últimos años.

“Hemos crecido sustancialmente en el número de socios, hasta 5.600 actuales, renovado la estructura de la base de socios y la comunicación interna,  la página Web, mejorado las actividades formativas de los Grupos de Trabajo y sus publicaciones y registros, incrementado el impacto científico de Revista Clínica Española e iniciado su traducción al inglés para aumentar su difusión. También hemos incrementado las actividades de la Cátedra SEMI con la Universidad de Barcelona, organizado el Congreso Nacional de Enfermedades crónicas con SEMFYC y el Plan de enfermedades crónicas con el Ministerio de Sanidad, organizado el Congreso Europeo de Medicina Interna, iniciado la Plataforma Virtual de Aprendizaje y mejorado la oferta docente para residentes, entre otros.  Todo ello no se hubiera podido hacer sin el trabajo de muchos de nuestros socios. A todos ellos mi reconocimiento y afecto. Ha sido un verdadero honor y un privilegio haber sido presidente de SEMI”.