Inicio ASP Los expertos ponen de relieve la necesidad de innovación farmacológica en el...

Los expertos ponen de relieve la necesidad de innovación farmacológica en el tratamiento anticoagulante

En el marco del Congreso de la Sociedad Española de Cardiología, que ha tenido lugar en Sevilla durante los días 18, 19 y 20 de octubre, una de las sesiones de referencia, los “Debates en Cardiología”, ha abordado los diferentes puntos de vista de los expertos en innovación y cardiología ante el impacto de la actual coyuntura económica en la innovación sanitaria. El colectivo médico se muestra preocupado por la limitación del uso de fármacos de nueva generación que suponen una verdadera innovación farmacológica, y que, tras contar con la aprobación de las autoridades sanitarias, deben superar diversas trabas por basar su prescripción únicamente en criterios de impacto presupuestario. Como ejemplo paradigmático de esta situación, en la sesión se ha analizado la situación de los tratamientos anticoagulantes y los expertos han denunciando que algunas comunidades están impidiendo la prescripción de los nuevos anticoagulantes orales desde Atención Primaria.

Según los expertos en cardiología, esta delicada situación por la que atraviesa la prescripción de los nuevos anticoagulantes orales en nuestro país plantea un debate de gran calado socio-económico y sanitario. En el caso de Pradaxa® (dabigatrán etexilato), a pesar de haber superado con éxito el proceso de autorización, y de contar con un amplio aval científico de eficacia y seguridad, así como con la experiencia de más de un millón de pacientes en el mundo, su precio en comparación con los anticoagulantes clásicos comercializados desde hace cerca de 60 años, está obstaculizando que los pacientes con fibrilación auricular no valvular puedan acceder a los beneficios que presenta este anticoagulante oral, el único que ha demostrado ser superior de forma significativa en la prevención del ictus isquémico y hemorrágico, con reducciones muy significativas de sangrados intracraneales. Así lo han puesto de manifiesto los expertos en Cardiología durante esta sesión.

El moderador del debate, el Dr. Carlos Macaya, anterior presidente de la SEC y jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, señala el caso de dabigatrán etexilato, que casi dos años después de su autorización alcanza un nivel de penetración en nuestro país inexplicablemente bajo, pese a las dificultades que plantea el uso de los anticoagulantes clásicos en muchos pacientes. “Este hecho no se explica por la habitual inercia terapéutica y reticencia de los profesionales a introducir nuevos fármacos”, asegura el Dr. Macaya, quien también subraya que “los parámetros habituales de eficacia clínica, seguridad, comodidad y coste-efectividad respaldarían una utilización mayor de este anticoagulante”.

Por todo ello, se apuntan otros motivos para explicar este hecho. “Las autoridades sanitarias sólo están teniendo en cuenta los costes a corto plazo y el precio unitario de estos nuevos fármacos, sin valorar otros aspectos cruciales vinculados a la eficiencia del tratamiento, un parámetro de alto valor para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario español”, asegura el Dr. Macaya. Sin embargo, remarca que “la evaluación científica de los nuevos anticoagulantes (además de ser consistente para todos ellos) es positiva, recibiendo las máximas recomendaciones de uso y con las mejores evidencias; es más, según las rigurosas guías NICE, son fármacos coste-efectivos”.

En la misma línea opina el Dr. José Ramón González Juanatey, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Santiago de Compostela y presidente electo de la SEC. “Actualmente, más del 40 por ciento de los pacientes tratados con anticoagulantes clásicos están mal controlados, y ese alto porcentaje de pacientes podría estar beneficiándose ya de los nuevos anticoagulantes orales y reducir así su riesgo de ictus”, asevera.

En este sentido, este experto denuncia que, pese al demostrado coste-efectividad de dabigatrán etexilato en España, que coincide con las actuales recomendaciones del propio Ministerio de Sanidad para el uso preferente de este medicamento, algunas comunidades autónomas están impidiendo la prescripción de los nuevos anticoagulantes orales desde Atención Primaria. “En algunas comunidades es necesaria la prescripción del especialista para que la administración financie el tratamiento y, desde luego, esto es inaceptable”, subraya. De hecho, apunta que en otros países europeos la prescripción de los nuevos anticoagulantes orales supera el 20 por ciento, mientras que en España no se llega al 4. “Debemos luchar para que el sistema sanitario permita la incorporción de la innovación farmacológica y se siga manteniendo la máxima excelencia asistencial”, concluye.