Inicio ASP La prevención asentada en la educación sanitaria siempre resulta coste-eficiente

La prevención asentada en la educación sanitaria siempre resulta coste-eficiente

Compartir

“Los profesionales que diseñan y ejecutan los programas orientados a la prevención de enfermedades en nuestro país tienen un alto nivel de competencia, pero los resultados dependen de variables no siempre bien controladas en la población a la que van dirigidos”, apunta el profesor José María Eiros Bouza, catedrático de Microbiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid y moderador de la mesa redonda “El Valor de la Prevención”, organizada por la Fundación de Ciencias de la Salud y el Colegio Oficial de Médicos de Valladolid, en colaboración con GlaxoSmithKline (GSK). “Las políticas sanitarias necesitan mantener cierta cohesión y deben garantizar la equidad, aunque no siempre lo logran”.

El experto considera necesario potenciar el desarrollo de dichos programas preventivos “con un esfuerzo plural y multidisciplinar que conjugue la asignación de recursos y el diseño de nuevas vías de implementación”, afirma. “Conjugando conocimiento, medios y decisión se puede incrementar su presencia de manera eficiente”, añade. “Lo importante de estos planes es que sean inteligibles y factibles, y sus resultados contrastables”. Es en el marco de las enfermedades crónicas donde se está poniendo especial énfasis en la actualidad. En este contexto, es importante saber que “la prevención asentada en la educación sanitaria siempre resulta coste-eficiente”, según el profesor Eiros Bouza.

Sobre el futuro de la prevención en nuestro país, el experto ha dicho que “la crisis suele servir de excusa para el abandono de estrategias de prevención sanitaria que son un logro consolidado, y no debería ser así”. Con respecto a la Administración, el profesor Eiros Bouza cree que es consciente de los retos que debe atender. “Es prioritario concentrar esfuerzos y evitar duplicidades”, explica. Por último, considera que el médico de atención primaria desempeña un papel crucial en las estrategias de prevención, ya que “es el profesional sanitario con mayor capacidad para identificar posibles lagunas, desarrollar e implantar programas preventivos y mejorar la salud de los pacientes a los que atiende”.

Para el doctor Antonio Otero, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Valladolid, si bien la Atención Primaria, por características de los profesionales y de los centros de salud, es el lugar donde se hace más hincapié en las actividades preventivas, “no es óbice para decir que es obligación de todos los médicos ocuparse de la prevención de la enfermedad y de la promoción de la salud”.

El presidente de este Ilustre Colegio añadió, a este respecto, que “tradicionalmente los médicos de Primaria, estimulados por sus sociedades científicas, se han formado y dedican un importante tiempo a la realización de estas actividades”.

Al referirse a la relación médico-paciente que predomina actualmente en nuestra comunidad y, generalmente, es nuestro país, aseguró que los médicos son conscientes de que gran parte del crédito social del que aún disfrutan estos profesionales y la confianza de sus pacientes “depende de la selección, oferta y realización de actividades que logren más beneficios que perjuicios”.