Inicio ASP Hay que abrir un corredor sanitario para los pacientes no Covid-19. Antonio...

Hay que abrir un corredor sanitario para los pacientes no Covid-19. Antonio Burgueño

No Covid-19

 ..Antonio Burgueño Jerez. Director del Proyecto Venturi/Proyecto Impulso.
Hay vida más allá del Covid-19, o mejor dicho, hay enfermedad. Siendo más precisos, hay pacientes que no son Covid-19. El Covid-19 ha reventado un sistema sanitario maltrecho que sobrevivía gracias a mecanismos aprendidos de solución de la presión asistencial. Funcionaba a nivel organizativo. A nivel de los profesionales funcionaba por su verdadera entrega y profesionalidad. Y gracias también a una atención sanitaria privada que, en términos de presión asistencial, es el regulador de la viabilidad y la válvula de escape en no pocas ocasiones. No en vano, en el primer avance del estudio para el dimensionamiento del problema asistencial del Proyecto Venturi, destacábamos que ya a finales de 2019, había 419.000 personas más que entraron en las listas que las que finalmente fueron intervenidas.

El Covid-19 y el no Covid-19 han reventado un sistema sanitario maltrecho

A nadie se le escapa que la realidad de los últimos meses es que se ha enfocado el sistema sanitario a una sola patología. El resto va entrando si son urgentes o si encuentran hueco. Sólo el parón asistencial no Covid-19 de marzo y abril supondría incrementar los recursos quirúrgicos en 200 unidades para volver a la situación actual. Pero, además, cuando se pretende normalizar la actividad, una vez que los pacientes Covid-19 liberan recursos, llega el periodo vacacional. El sistema está ahora exhausto.

El agravamiento de la situación del sistema sanitario está focalizado en el Covid-19. Por tanto, ni tan siquiera es posible aproximar una fecha estimada donde el sistema sanitario vuelva a coger velocidad de crucero en el ámbito asistencial, sea cual sea su patología. Hasta aquí los hechos con total objetividad.

En Castilla La Mancha la espera quirúrgica se sitúa en casi 10 meses, sin contar a los pacientes sin diagnosticar

Las consecuencias: acabamos de cerrar el avance del estudio del Proyecto Venturi de Castilla La Mancha sobre la lista de espera quirúrgica y la demanda, con cierre a agosto 2020. La espera media se sitúa en 289 días… ¡¡¡Casi 10 meses!!! Y la proporción de pacientes que esperan ya más de medio año son tres de cada cuatro. Por no decir los más de 15.000 pacientes que posiblemente estén sin diagnosticar. Insisto: son los datos de Castilla La Mancha, y aunque los datos no sean homogéneos en todo el país, el problema con seguridad sí es el mismo. Lo iremos cuantificando. Ya estamos trabajando la siguiente (Comunidad Valenciana). También va a ser muy clarificador analizar los datos del conjunto nacional a junio de 2020 cuando los publique el Ministerio en los próximos días.

Como venimos insistiendo, con seguridad va a haber que sumar todos los recursos sanitarios disponibles, incluidas las oficinas de farmacia. La situación del sistema es de colapso, si contemplamos el conjunto de las patologías (Covid-19 y no Covid-19), es ya una realidad.

Nuestra propuesta es abrir un corredor sanitario para el conjunto de las patologías no Covid-19

Pero ha de hacerse de forma ordenada y con visión de conjunto. Por eso, nuestra propuesta es abrir un corredor sanitario para el conjunto de las patologías no Covid-19. Hay que garantizar un nivel de recursos y capacidad de resolución constante de pacientes No Covid-19:

  • Organizando la entrada al mismo por criterios clínicos que garanticen que los tiempos de espera no redunden en complicaciones, o lo que es peor, fallecimientos evitables.
  • Estableciendo diferentes actuaciones según donde se encuentre el proceso asistencia del paciente. Que puede ir desde la no identificación, la sospecha, el proceso diagnostico o la espera de tratamiento (intervención o terapéutico).

Por tanto, el efecto Venturi, que permite aumentar la capacidad de respuesta del sistema, debe partir de una optimizada planificación de los recursos asistenciales en función de una demanda cada vez más compleja de resolver. Y que debe conocerse y analizarse en profundidad.  Como decimos siempre, nos va la salud en ello. La personal y la de nuestro sistema sanitario, que van de la mano.

Noticias complementarias

Compartir