Inicio ASP Las decisiones clínicas compartidas entre profesionales y pacientes, clave en el proceso...

Las decisiones clínicas compartidas entre profesionales y pacientes, clave en el proceso de ictus

Este 29 de octubre se conmemora el Día Mundial del Ictus

Decisiones-ictus

..C.C.
Las decisiones clínicas compartidas en el proceso de atención sanitaria a pacientes con ictus son una de las claves para mejorar la adherencia del paciente al tratamiento. Coincidiendo con el Día Mundial del ictus, que se celebra este 29 de octubre, el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) junto al Centro de Investigación Biomédica de Navarra (Navarrabiomed) presentaron un trabajo multidisciplinar sobre las decisiones compartidas en torno al ictus.

Este modelo de relación entre sanitarios y pacientes implica tanto a procesos de diagnóstico como terapéuticos. Además, incide en la necesidad de informar al paciente en las distintas fases de la atención sanitaria y empoderarlo otorgándole un papel activo. Este tipo de decisiones, en línea de la medicina centrada en el paciente, se basan en humanizar la atención. También implican una comunicación bidireccional más allá de una simple información. Por otro lado, se ha demostrado que deriva en una mejor adherencia del paciente al procedimiento elegido.

Dra. Herrera: “Se trata de poner en esas decisiones del otro lado los objetivos vitales, valores, prioridades y necesidades subjetivas del paciente con ictus”

Decisiones-ictusLa neuróloga de la Unidad de Ictus del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) y coordinadora del proyecto ICTUSnet en Navarra, desde Navarrabiomed, la Dra. María Herrera, explica qué supone este modelo asistencial. “Los profesionales somos conscientes de nuestra obligación de informar sobre los procedimientos de prevención, diagnóstico y tratamiento que están disponibles para un problema de salud en concreto. Todo ello lo hacemos a través de consentimientos informados y de la información durante la entrevista”. 

Sin embargo, la Dra. Herrera señala que este modelo va un paso más allá. “Se trata de poner en esa decisión del otro lado los objetivos vitales, valores, prioridades y necesidades subjetivas del paciente. En este caso con un ictus o riesgo de padecerlo, junto con sus familiares o representantes para llegar a una decisión consensuada y pactada. Debe tener en cuenta los dos aspectos y que el paciente la viva como parte activa”, comentó la neuróloga.

Este método supone un cambio en el modo de comunicación para el que se necesita que los profesionales se formen y exige de herramientas nuevas como apoyo de las TICs

Por otro lado, este método supone un cambio en el modo de comunicación para el que se necesita que los profesionales se formen. También exige de herramientas nuevas como apoyo de las TICs, información audiovisual y un compromiso de la Administración para fomentarlo. Para ello, son necesarios espacios y modelos de trabajo interdisciplinares y de equipo, poniendo a los pacientes en el centro.

Silvia Astráin, responsable de proyectos de la Asociación de Daño Cerebral de Navarra (Adacen), destacó que, gracias a este trabajo, “hemos conseguido facilitar espacios de reflexión en los que se ha podido compartir experiencias, identificar necesidades no cubiertas y las barreras existentes. Así como aquellos puntos críticos en los que podemos mejorar la atención sanitaria”.

Uno de cada cuatro adultos mayores de 25 años sufrirá un ictus a lo largo de su vida y hasta un 90% de los casos se podrían prevenir con un adecuado control de los factores de riesgo

Prevalencia del ictus en el mundo
Desde la Sociedad Española de Neurología (SEN), insisten en la importante prevalencia que tiene esta enfermedad neurológica en todo el mundo. De hecho, 1 de cada 4 adultos mayores de 25 años sufrirá un ictus a lo largo de su vida. Además, hasta un 90% de los casos se podrían prevenir con un adecuado control de los factores de riesgo modificables del ictus.

Con motivo de este Día, los profesionales recuerdan que prevenir de forma activa esta enfermedad cardiovascular ayuda a reducir el significativo número de casos nuevos que se producen cada año. En todo el mundo, cerca de 14 millones de personas sufrirán un ictus este año y, como resultado, 5,5 millones morirán. Además, si no se llevan a cabo acciones que lo impidan, el número de ictus anuales aumentará un 35% y el de muertes un 39%. Es decir, hasta los 17,5-18 millones de casos nuevos al año y aproximadamente hasta los 7-8 millones de muertes al año. El ictus es, además, la principal causa de discapacidad en el mundo.

Dra. Alonso de Leciñana (SEN): “Es una enfermedad cuya evolución y pronostico depende enormemente del tiempo en el que se tarde en revertir esta situación. En el caso del ictus, cada minuto, cuenta”

La Coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la SEN, la Dra. María Alonso de Leciñana, señala que “independientemente del tipo de ictus, es una enfermedad cuya evolución y pronostico depende enormemente del tiempo en el que se tarde en revertir esta situación. En el caso del ictus, cada minuto, cuenta. Por eso es tan importante llamar al 112 ante la presencia de algún síntoma de esta enfermedad neurológica”.

En España, según datos de la SEN, cada año unas 110.000 personas sufren un ictus. De estas, al menos un 15% fallecerán y, entre los supervivientes, en torno a un 30% se quedará en situación de dependencia funcional. Por otro lado, la incidencia de esta enfermedad aumenta significativamente con la edad, sobre todo a partir de los 65 años. Además, este incremento es exponencial a partir de los 85 años, tanto para los ictus isquémicos como para los hemorrágicos. Por esa razón, el envejecimiento de la población y otros cambios sociodemográficos de España apuntan a que las enfermedades cerebrovasculares seguirán aumentando.

Noticias complementarias 

Compartir