Inicio ASP Nace la primera guía clínica para el tratamiento de pacientes con Covid-19...

Nace la primera guía clínica para el tratamiento de pacientes con Covid-19 persistente en atención primaria

Covid-19-persistente-primaria

..Redacción.
La Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic) ha presentado la primera guía de práctica clínica para tratar a pacientes con Covid-19 persistente en atención primaria (AP). El documento lo han elaborado 52 médicos de Medicina Familiar y Comunitaria con la ayuda de especialistas en Medicina Interna, Enfermedades Auoimmunes, Matemáticas y Estadística y la consultoría del Dr. Antoni Trilla. 

Desde la sociedad son conscientes de la necesidad de atender en atención primaria a los pacientes con Covid-19 que presentan síntomas de la infección más allá de las cuatro semanas. Por ello han publicado esta guía para servir de referente a la hora de tratar a estos enfermos. Los expertos en atención primaria se han basado en los pocos estudios publicados sobre series de pacientes con infección por SARS-Cov-2. Así como en editoriales, opiniones de expertos y la experiencia clínica de los autores y revisores.

Ante la llegada a atención primaria de una persona con sospecha de Covid-19 persistente se recomienda aplicar el protocolo de atención integral

Covid-19-persistente-primariaEn AP hay que hablar de dos aproximaciones diagnósticas al paciente con Covid-19 persistente. Por un lado, una evaluación integral del conjunto de la sintomatología y, por otro, una evaluación específica de cada uno de los síntomas persistentes. Así, ante la llegada de una sospecha de Covid-19 persistente se recomienda aplicar el protocolo de atención integral. Este pasa por valorar antecedentes, hacer analíticas de sangre y realizar exploraciones complementarias. Los autores también especifican que, en función de los síntomas que pueda presentar cada paciente, habrá que hacer otro tipo de exploraciones complementarias.

Evaluación de los síntomas
Por otro lado, la guía plantea hacer la evaluación específica orientada a los síntomas: fatiga persistente, dolor articular persistente, dolor muscular persistente, dolor torácico persistente, tos persistente, disnea persistente, anosmia/disgeusia persistente, cefalea o síntomas digestivos persistentes. Además, para cada síntoma se especifica qué datos hay que recoger en la historia clínica, cuáles son las exploraciones que hay que hacer y cuál es el proceso diagnóstico a seguir.

Más allá de la sintomatología hay que fijarse en otros escenarios patológicos post Covid-19, como secuelas pulmonares, afectación pleural y afectación cardíaca

Además de estos síntomas, existen manifestaciones persistentes que se pueden presentar. Por ejemplo, febrícula, escalofríos, intolerancia a los cambios de temperatura, rinitis, congestión nasal, confusión o niebla mental, trastornos de la concentración y/o del sueño, vértigo, conjuntivitis o, incluso, caída del cabello.

Más allá de la sintomatología, el documento expone otros escenarios patológicos post Covid-19 que, a pesar de ser menos frecuentes, también se están observando. Entre ellos se encuentras secuelas pulmonares, afectación pleural, afectación cardíaca, o problemas de salud mental vinculados no sólo al confinamiento y al aislamiento durante la enfermedad, sino también al entorno de incertidumbre que vivimos ante la pandemia y a la fuerte crisis económica que se deriva.

También existe otro conjunto de síntomas que no forman parte de la presentación clínica de la infección aguda por SARS-Cov-2. Sin embargo, sí aparecen en la fase post-viral una vez resuelta la infección aguda. Se trata de trombosis, neumonía organizativa, afectaciones dermatológicas como Perniosi, encefalitis, parálisis flácida, insuficiencia renal aguda, anemia, tiroiditis o enfermedades autoinmunes sistémicas.

Hay que diferenciar entre casos que han requerido hospitalización en UCI; casos que han requerido hospitalización convencional y casos que no han requerido hospitalización y que han sido atendidos desde AP

Seguimiento del paciente
Una vez definida la primera visita, se establece un seguimiento estructurado del paciente en función del impacto o gravedad de la enfermedad en la fase aguda y de la presencia de secuelas. Así, hay que diferenciar entre casos que han requerido hospitalización en UCI; casos que han requerido hospitalización convencional y casos que no han requerido hospitalización y que han sido atendidos desde AP. Estos últimos representan el 80% del total de pacientes con Covid-19.

Por último, este documento de Camfic plantea una serie de retos de futuro en el tratamiento y atención a estos pacientes. Entre ellos, tratar de estructurar la gran variedad de síntomas y alteraciones que algunos pacientes con Covid-19 pueden presentar. Otro de los desafíos para este nivel asistencial es disponer de información sobre posibles factores que puedan ayudar a identificar las poblaciones de mayor riesgo. En definitiva, se trata de un documento vivo y pragmático, que podrá incorporar en posteriores actualizaciones nuevos conocimientos y nuevos actores para mantenerse al día.

Noticias complementarias

Compartir