Inicio ASP Dr. González Juanatey: “Disponer de enfermeras comunitarias especialistas en insuficiencia cardíaca ahorraría...

Dr. González Juanatey: “Disponer de enfermeras comunitarias especialistas en insuficiencia cardíaca ahorraría muchas vidas”

encuentro-insuficiencia-cardiaca-enfermera-especialista

..Gema Maldonado.
De los más de 120.000 pacientes que ingresan en hospitales cada año por insuficiencia cardíaca en España el 15% tienen que reingresar dentro de los 30 días siguientes al alta, un dato que “no ha cambiado en cinco años”, lo que indica para el Dr. José Ramón González Juanatey, jefe de Servicio de Cardiología y Unidades Coronarias del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, “que algo de lo que hacemos no funciona”.

De los más de 120.000 ingresos al año por insuficiencia cardíaca en España el 15% tienen que reingresar dentro de los 30 días siguientes al alta

Profesionales, administraciones y pacientes se encuentran inmersos en el desarrollo de la nueva Estrategia de Salud Cardiovascular y, una de las principales formas de abordar la insuficiencia coronaria que se plantea es que haya enfermeras comunitarias gestoras de estos casos, especializadas, a nivel ambulatorio y en coordinación con las unidades cardíacas especializadas.

“El coste que representaría disponer de estas enfermeras ahorraría muchas vidas, mejoraría la calidad de vida de los pacientes y haría un gran ahorro económico al sistema”. Así lo defendía el Dr. González Juanatey durante el encuentro en línea Insuficiencia cardíaca en el horizonte 2025: cómo abordar uno de los principales retos sanitarios en España, organizado este jueves por Europa Press y Novartis.

Dr. González Juanatey: “Las enfermeras comunitarias especialistas en insuficiencia cardíaca mejorarían la calidad de vida de los pacientes y harían un gran ahorro económico al sistema”

Esta enfermedad afecta al 2% de la población, “más de medio millón de personas mayores de 40 años”, ha apuntado Pilar Aparicio, directora genera de Salud Pública del Ministerio de Sanidad. Es la primera causa de ingreso hospitalario en mayores de 65 años y sus pacientes destacan por tener otras comorbilidades. “De ahí la importancia de un abordaje multidisciplinar e integral”.

El objetivo es disponer de una visión transversal y fundamentalmente ambulatoria, que garantice, entre otras cosas que resuelva “el principal problema, sin ninguna duda” de la atención a esta enfermedad cardiovascular, “la descoordinación” entre niveles asistenciales. Así lo cree el Dr. Álvaro González Franco, director de la unidad de gestión clínica de medicina interna del Hospital Universitario Central de Asturias.

Dr. González Franco: “El principal problema, sin duda, es la descoordinación”

Las diferentes maneras de organizarse, incluso dentro de una misma comunidad autónoma, la dependencia del “liderazgo” en las áreas de salud y la falta de un “buen sistema de información que ofrezca resultados de indicadores y su publicación para que sirvan en la toma de decisiones”, son algunas de las razones podrían explicar la falta de coordinación. “Hay que buscar protocolos y procesos con los que nos vayamos coordinando y dar más importancia al papel activo del paciente”, señala el Dr. González Franco.

Esta última es una de las reclamaciones de Maite Saturnino, representante de los pacientes como presidenta de Cardioalianza. La insuficiencia cardíaca tiene un alto impacto en los pacientes y sus familiares. Según datos de la plataforma de pacientes, el 43% de los pacientes ha tenido que dejar las actividades que realizaba, el 53% tiene dificultad en su actividad sexual y hasta el 70% sufre dolor o malestar general. Por todo ello, según Saturnino, “el sistema sanitario debe afrontar cambios en la gestión de la insuficiencia cardíaca de manera urgente”.

Maite Saturinino: “Los pacientes con insuficiencia cardíaca necesitan educación sanitaria, con un papel muy importante de las enfermeras de caso”

Entre esos cambios, está un cambio en el rol de paciente: “Saber qué les pasa y qué pueden hacer para estar mejor. Eso se traduce en una necesaria educación sanitaria con un papel muy importante de la enfermera de caso”, explicó la presidenta de Cardioalianza. Sin embargo, la Dra. Isabel Egocheaga Cabello, médico de familia del centro de salud de Isla de Oza de Madrid, no tiene tan clara la figura de las enfermeras especialistas en insuficiencia cardíaca como única patología, sino profesionales “proactivas y capacitadas para que eduquen a sus pacientes en todas las patologías que vemos en atención primaria”.

Más allá de esta visión, la doctora cree, como el resto de sus compañeros, que hay que ahondar en la coordinación entre niveles asistenciales y poder “compartir de forma ágil y rápida las dudas” que puedan surgir en el día a día en su función. En este sentido, la Dra. Egocheaga destacó la importancia de la atención primaria para prevenir el desarrollo de la insuficiencia cardiaca “interviniendo sobre los factores de riesgo: diabetes, colesterol, hipertensión” y para una detección precoz de la enfermedad para “atender a tiempo las descompensaciones y evitar que el paciente entre por Urgencias al hospital”.

Dra. Egocheaga: “Debemos atender a tiempo las descompensaciones y evitar que el paciente entre por Urgencias al hospital”

El contacto precoz “en los días críticos tras el alta” de un paciente que ha estado ingresado para ver su evolución, es una de las tareas que la Dra. Egocheaga y el Dr. Juanatey han considerado esenciales para evitar reingresos. Cada año, las personas con insuficiencia coronaria acude de media a Urgencias hospitalarias dos veces y la mitad, acaba en ingreso. Reducir estos ingresos es una de las claves para mejorar la calidad de vida del paciente, según el Dr. González Franco.

Para conseguirlo apunta a tres aspectos sobre los que actuar. La coordinación entre el hospital y el centro de salud para asegurarse de que el paciente vuelve a casa “de la mejor manera posible”. Aprovechar el ingreso para educar al paciente y su entorno en cómo detectar descompensaciones y conocer bien su tratamiento y, por último, garantizar que se le administra “el mejor tratamiento posible disponible”.

Noticias complementarias: