Inicio ASP La SEN duda de la vacuna para prevenir y frenar la enfermedad...

La SEN duda de la vacuna para prevenir y frenar la enfermedad de Alzheimer

Compartir

Lola Granada
Por un lado el Dr. Cacabelos, principal investigador y director del grupo español EuroEspes, presentó  la vacuna EB-101 que promete prevenir y frenar el Alzheimer y la documentación científica por la que ha obtenido ya la patente para su fabricación en Estados Unidos. Los investigadores están preparados para comenzar en tres o cuatro meses estos ensayos clínicos, que podrían durar de seis a ocho años, pero dependerá de los requerimientos que les haga la administración reguladora de los medicamentos en Estados Unidos. En equipo del Cr. Cacabelos , con los ensayos preclínicos que se han realizado en ratones, considera que con esta estrategia se podría duplicar la esperanza de vida de los pacientes con Alzheimer (actualmente pueden vivir de tres a ocho años).

Por otro lado el Dr. Guillermo García Ribas, Coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la SEN (Sociedad Española de Neurología) ha emitido una nota que puntualiza las posibles falsas esperanzas que puede generar esta noticia en familiares y pacientes. La nota tiene cinco puntos.

  1. Los datos están basados en resultados obtenidos en modelos experimentales con ratones. Sin embargo estos modelos distan mucho de lo que constituye la enfermedad de Alzheimer, cuya duración, impacto e intensidad no es reproducible por el momento con animales.
  2. Por ahora los estudios realizados con fármacos y vacunas que se han mostrado útiles en los modelos animales han fracasado en los ensayos en humanos, sin poder recomendar su utilización en la enfermedad de Alzheimer.
  3. La enfermedad de Alzheimer es muy compleja, progresiva y de larga duración. Todavía no se conocen totalmente sus causas, aunque los esfuerzos a nivel mundial para prevenir y tratar esta enfermedad son muy importantes. Es por tanto prematuro anunciar resultados positivos en esta enfermedad basándose exclusivamente en resultados obtenidos con animales.
  4. El desarrollo de fármacos para la enfermedad de Alzheimer es largo, muy costoso y con una tasa de fracaso muy elevada. Por lo general, se requieren unos 10 años desde que un fármaco muestra resultados positivos en el laboratorio hasta que este tratamiento se puede aplicar a los pacientes.
  5. Pedimos por tanto cautela ante resultados obtenidos en trabajos no realizados en pacientes. La comunidad científica y médica debe también sopesar el impacto y las expectativas que pueden generar en los enfermos de Alzheimer y sus familiares. Con la debida modestia que esta grave enfermedad requiere, tenemos la esperanza que el trabajo conjunto de investigación y clínico dé resultados en la prevención del Alzheimer.