Inicio ASP El gran problema de la clínica actual es que el médico no...

El gran problema de la clínica actual es que el médico no atiende los “valores” del paciente

Compartir

¿Qué es la clínica? ¿Cómo ha evolucionado y cómo se encuentra en la actualidad? A estos interrogantes ha intentado dar respuesta el profesor Diego Gracia Guillén, presidente de la Fundación de Ciencias de la Salud, durante una sesión de Bioética titulada “Repensar la clínica”, celebrada en el marco del 45º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) 2012. Para el profesor Gracia, “el clínico debe tener en cuenta los valores del paciente, esos que no se consiguen a través de una analítica o con la actual tecnología, sino hablando”. Y en su opinión, “el problema actual de la clínica tal y como se hace ahora es que esa parte importante de la entrevista clínica en la que se buscan los valores del paciente está devaluada”.

Parte del problema se asienta sobre la falta de tiempo de los facultativos para evaluar a sus pacientes, que se limita en la mayoría de consultas a unos escasos quince minutos. No obstante, el presidente de la Fundación incide en que es complejo hacer una buena clínica dedicando poco tiempo a un paciente, y ahí reside la dificultad del clínico. “Una historia clínica es casi como una biografía si está bien escrita y, aunque no se disponga del tiempo suficiente, el clínico no puede perder de vista cómo deberían hacerse las cosas, porque es fundamental”, incide.

“¿Por qué el clínico se convence de que solo con unos signos clínicos es suficiente para un correcto abordaje de una enfermedad?”, se pregunta. “La clínica –explica– no se compone sólo de datos empíricos, sino que incluye la toma de decisiones de trabajo sobre un paciente concreto; sobre lo que se puede y lo que se debe hacer para mejorar su salud”.

El individuo es un ser complejo que no solo se compone de hechos o signos clínicos; sus valores económicos, estéticos, filosóficos o religiosos también tienen que ver con el manejo de su enfermedad. “Para hacer buena clínica hay que tener en cuenta todos esos factores”, incide.

Importancia de la clínica
Hasta la época del Renacimiento en las facultades de Medicina solo se estudiaba nosología, cuyo objetivo es explicar y describir las distintas enfermedades y procesos patológicos. Sin embargo, es a partir de entonces cuando, gracias a Juan Bautista Da Monte, un profesor italiano de Medicina, se introdujo la clínica. Una novedad que se fue extendiendo al resto de países europeos. “Uno de los grandes padres de la medicina dice que enseñó clínica a toda Europa con sólo doce camas”, afirma Diego Gracia.

Desde entonces, la clínica ha pasado a ser el punto central de la asistencia. “Esta es la razón por la cual se han implantado los cuatro años de residencia en Medicina”, explica. “Para hacer buena clínica no vale con conocer la teoría, también se necesita experiencia y saber tomar decisiones en condiciones de probabilidad, pero con prudencia y en el tiempo oportuno”, concluye.