Inicio ASP Fracaso de los médicos nutricionistas en sus recomendaciones dietéticas

Fracaso de los médicos nutricionistas en sus recomendaciones dietéticas

Compartir

Lola Granada
El catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad del CEU San Pablo, Gregorio Varela, Presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), en una Jornada de Trabajo organizada por la Red Española de Ciudades Saludables de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) celebrada en el Ministerio de Sanidad ha considerado un fracaso  la labor de los médicos nutricionistas en sus labores de recomendación a los españoles. Se ha constatado el hecho de que casi el 54%  no cumplen  las recomendaciones de la conocida como pirámide alimenticia. Circunstancia que está favoreciendo el progresivo incremento de la obesidad y, lo más negativo de esta situación, es que uno de cada cuatro niños comprendidos entre las edades de 3 a 5 años, tiene sobrepeso u obesidad, por lo que puede decise que  al 7,3% de la población infantil se le puede considerar como obesa.

La Secretaria General de Sanidad, Pilar Farjas, ha salido al paso de esta preocupante tendencia para dirigirse a los representantes de los Ayuntamientos con la idea  de que hagan ver a sus ciudadanos las ventajas de  que practiquen con asiduidad  algún tipo de ejercicio y mantengan una alimentación saludable, para evitar que los espacios abiertos de su municipio se conviertan en  espacios tipicos de botellón, así como  que se cumplan las disposiciones de la Ley Antitabaco.

Respecto al tema de la obesidad infantil, merece la pena, aún cuando sea de forma breve, hacer un repaso a las conclusiones del proyecto IDEFICS. Un estudio realizado por la UE recientemente  sobre la prevención de los efectos de la alimentación y los estilos de vida en la salud de los bebés y los niños, que se llevó a cabo a través de una macroencuesta realizada entre más de 16.000 niños encuadrados entre 2 y 9 años pertenecientes a ocho países europeos, entre ellos España, realizada con una minuciosa labor de seguimiento, con el fin de determinar  las consecuencias que produjo en ellos los cambios recomendados para su alimentación y los efectos que se habían producido en su masa corporal y en otros importantes parámetros sanitarios.

Las actividades  de intervención recomendadas se centraban en seis cuestiones clave, con sus respectivos consejos. Entre ellas se encontraban las siguientes:
Alimentación: Estimular el consumo diario de agua y el de frutas y verduras.
Ejercicio físico: Reducir el tiempo que se invierte en ver televisión y estimular la realización de ejercicio físico diario.
Estrés, relajación y supresión de problemas: pasar más momentos juntos y asegurar un tiempo diario de sueño (entre 9 y 11 horas)

Tras el estudio se sacaran estas conclusiones: En torno a uno de cada  cinco niños europeos padece sobrepeso u obesidad. En  los estados del sur es donde se da una mayor prevalencia de dicha tendencia. Los niños muestran una mayor propensión a desarrollar enfermedades cardiovasculares en el futuro. Hecho que subraya la necesidad de prevenir cuanto antes el tema de la obesidad. Entre las razones que propician su adquisición figuran las siguientes causas: 

• Falta de horas de sueño (no deben ser inferiores a 11 horas)
• Falta de la realización del suficiente ejercicio físico (que debe estar, como mínimo, en torno a 60 minutos diarios sea moderado o intenso)
• Exceso de horas dedicadas a   ver contenidos multimedia (TV). Más de 14 a la semana.
• Determinadas estructuras familiares (ingresos y/o niveles educativos bajos, familias monoparentales o de inmigrantes que padecen un cierto grado de exceso de peso u obesidad)
• No mantener un estilo de vida saludable.

Las conclusiones del Estudio de IDEFICS suponen una oportunidad inmejorable para que los responsables políticos  afronten cuanto antes la prevención de la obesidad y, como consecuencia, el problema general de la salud en Europa.