Inicio ASP Alerta ante la mala bucodental higiene infantil

Alerta ante la mala bucodental higiene infantil

Compartir

Isabel González
Se ha publicado el IV Estudio Anual sobre Hábitos Bucodentales en niños realizado por la Universidad de Murcia con motivo del Mes de la Salud Bucodental celebrada en septiembre por la Fundación Vitaldent. Esta iniciativa tiene como propósito la divulgación y cuidado de la salud bucodental de toda la sociedad y, en este caso, desde el comienzo en la infancia. Por ello se han creado las I Jornadas Europeas de la Salud Bucodental Infantil, celebradas en Murcia junto con otras ciudades de España e Italia.

Más de 4000 niños han acudido a las más de 250 clínicas (con más de 1000 odontólogos realizando las consultas gratuitas) donde se han encontrado con un amistoso amigo, el Ratoncito Pérez, quien les explicaba la importancia de la higiene dental y delo importante de su correcto cepillado.

Casi el 92% de los niños españoles de 6 a 12 años han acudido alguna vez al dentista como desprende el estudio. Pero solo el 57% acude a la revisión anual preventiva mientras que el 42,6% era ya para hacerse un tratamiento y solo el 60% de niños sigue la rutina diaria de cepillado antes de acostarse. Por la noche disminuye la formación de saliva en la boca, un agente que ayuda a los dientes a defenderse de las bacterias, por eso es tan importante incidir sobre esta pauta. Desde la infancia es donde se educan este tipo de rutinas tan importantes para evitar posibles enfermedades bucales típicas de una mala higiene dental.
El dato positivo es que el 99,8% tienen cepillo de dientes en casa, el 92,2% de las niñas se cepilla todos los todos los días frente al 89,1% de los niños. Es necesario que los pequeños se cepillen la dentadura después de cada comida. Sin embargo, un 41,7% no lo hace después de desayunar, un 40,1% no se los lava tras la comida y un 49% no se higieniza la boca después de la cena. Ante ello, los especialistas consideran “básico” incentivar a los más pequeños y crear buenos hábitos de higiene bucodental.

Según el informe, por edades se expone que la revisión semestral o anual al odontólogo desciende al incrementarse la edad al igual que al realizarse tratamientos que se incrementa al crecer el niño. Mientras que el 69,9% de los niños de 6 años va al dentista para una revisión, con 12 años ya solo va un 41,5%. En su mayoría acuden a hacerse empastes (51,9%) y ortodoncia (23,1%).

Por sexos, el 68,5% de los niños se ha realizado un empaste frente al 62,4 de las niñas.

Respecto al hábito alimenticio se desprende que el 46,8% de los niños que comen entres dos y tres veces que comen dulces tienen que acudir al dentista para la realización de algún tratamiento. 44,2% de aquellos que comen bollos y al 44% de los que toman caramelos. Lo que expone la íntima relación del azúcar y la mala higiene con la aparición de problema bucodentales. Los odontólogos por su parte entienden que comer dulce a estas edades es comprensible pero siempre en su justa medida.

Un dato muy importante dentro de la higiene es el cambio de cepillo de dientes cada tres meses. Respecto a este dato se desprende que solo el 40,1% cumple esta premisa. Con este dato se hace saber a los padres que el cepillo después de este periodo ya no cuenta con la efectividad apropiada para tener para realizar su tarea.
De estos Congresos se pueden extraer una serie de pautas:

  • El momento más importante del día es la noche. Es fundamental crear una rutina de lavado nocturna. Como recomendación se hará dos veces al día.
  • Para ayudar al niño a crear esta rutina, se aconseja acompañar en cada cepillado al hijo para que se sienta más cómodo con ello.
  • La limpieza de hará de arriba abajo para no dañar las encías.
  • No abusar del azúcar debido al carácter adictivo del mismo como caramelos, zumos de frutas envasados, bollería, etc. Estos pueden erosionar el esmalte y crear tanto caries como hipersensibilidad.

Desde la infancia se recomienda poner especial cuidado a la higiene bucodental así como al aprendizaje de rutinas para que los niños vean estas acciones como parte de su vida cotidiana.