Inicio ASP Las bebidas azucaradas favorecen la obesidad infantil

Las bebidas azucaradas favorecen la obesidad infantil

Compartir

Isabel González
Queda demostrado que las bebidas azucaradas tienen una relación muy estrecha con la obesidad tanto infantil como adulta. Esto se ha investigado en la Escuela de Yale de Pediatría y Yale Center for Clinical Investigation de la Universidad de Yale dentro de tres estudios publicados en The New England Journal of Medicine.

La obesidad es uno de los mayores desafíos de nuestro siglo particularmente por su crecimiento entre niños y adolescentes asociándose a problemas tanto metabólicos como cardiovasculares en países de desarrollo.

En este estudio se establece la relación del incremento de consumo de bebidas azucaradas con el aumento de obesidad infantil sobretodo en Estados Unidos y otros países en vías de desarrollo y su relación con la predisposición genética que fue calculada sobre la base de 32 índices de masas de cuerpo (BMI), lugares asociados con la obesidad en mujeres y hombres de dos cohortes grandes anticipadas y en una cohorte de réplica independiente. Se describen los efectos de las intervenciones para reducir el consumo de bebidas azucaradas y el beneficio en niños de peso normal con niños con obesidad o sobrepeso. Se estudiaron a 224 niños con problemas de sobrepeso que consumían bebidas azucaradas con otro grupo control. El grupo de niños obesos estuvieron durante un año recibiendo en su casa (parte novedosa del estudio) bebidas sin calorías. En Estados Unidos estas bebidas son la mayor fuente de aportación de azúcar que se consume representando el 15% de aportación calórica en varios grupos de población. Los adolescentes en Estados Unidos consumen un promedio de 357 kcals de bebidas al día. Ocho tipos de bebidas azucaradas son comercializadas para los niños y adolescentes y se ha aumentado sobretodo en la juventud de color y la americana con descendencia mejicana. También es conocido que tienen mayor riesgo para el desarrollo de la diabetes de tipo 2 que sus compañeros.

A diferencia de los carbohidratos con alto contenido en fibra, las bebidas azucaradas tienen aportación de nutrientes pobre y se asocian con la ingesta de alimentos salados y comidas rápidas.

La asociación se ha visto en diferentes estudios, del consumo de bebidas azucaradas con la aparición de patologías como la diabetes de tipo 2, hipertensión y enfermedades coronarias. La explicación de este estudio se basa en que este consumo mayor puede estar en la débil saciedad que tienen estas bebidas así como la una respuesta compensatoria también débil. Aunque estas explicaciones quedan inconclusas.

Otra razón potencial es el alto empleo de sirope de grano como fructosa, un ingrediente clave en este tipo de bebidas. Muchos estudios han enseñado que la dieta de fructosa promueve la litogénesis hepática y el desarrollo de resistencia a la insulina

Aparte de todas estas conclusiones, se recomienda para evitar esta obesidad infantil el ejercicio físico así como las recomendaciones ya descritas por Instituto de Medicina, la Asociación americana de Corazón, la Sociedad de Obesidad, y un sinfín de organizaciones para reducir el consumo de bebidas azucaradas tanto en niños como en adultos.

Compartir