Inicio ASP 100 casos nuevos de cáncer infantil al año

100 casos nuevos de cáncer infantil al año

Compartir

Isabel González
Con motivo de la celebración del Día Internacional del Cáncer Infantil, el servicio de Hemato-Oncología del Hospital Universitario La Paz publica datos significativos sobre el diagnóstico de la incidencia del cáncer en este sector tan frágil en la población española. Se diagnostican 100 casos aproximadamente al año, siendo los más predominantes la leucemia, con 20 casos, el de sistema nervioso central, los linfomas, los tumores renales, hepáticos y óseos. Según estadísticas, alrededor de 1.300 niños y adolescentes hasta los 18 años se diagnostican al año en España.

La Paz ha organizado unas jornadas con el lema, “Detección temprana, marca la diferencia”, dedicadas a concienciar a la población de la importancia de su diagnóstico temprano para un buen pronóstico y tratamiento eficaz. En ellas se ha puesto énfasis en la necesidad de dotar a los centros de medios para estos diagnósticos o en derivar a los niños a estos centros de referencia.

Han acudido tanto pacientes como la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer y la Fundación ONCE que incluso ha creado un cupón conmemorativo de este día.

Participaron Miguel Carballeda, presidente de la ONCE; Pilar Ortega, presidenta de la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer y los doctores Purificación García de Miguel jefa de Hemato-Oncología Pediátrica y Javier Cobas, subdirector gerente de La Paz.

La Paz cuenta con un hospital de día de Hematología y Oncología Pediátrica donde al día se trata a unos 30 niños con estas patologías. Explican que desde hace unos años se ha notado el incremento de las consultas en 369 casos y 5.829 revisiones aunque representa solo el 2% de los cánceres en humanos. En la actualidad 8 de cada 10 niños con cáncer se pueden curar si se tratan en los centros adecuados y con la suficiente anticipación. Los centros de referencia en este campo son el Niño Jesús, el 12 de octubre, el Gregorio Marañón y La Paz.

Con el paso de los años se ha avanzado en tratamientos menos nocivos y ha aumentado la supervivencia con ayuda de nuevos medios y tratamientos. El objetivo principal para los médicos es intentar que los efectos secundarios sean los mínimos, mejorar la calidad de vida del niño en lo posible y la preocupación de los problemas psicosociales y rehabilitaciones de las secuelas.