Inicio ASP Los expertos demandan más equipos multidisciplinares para atender a todo tipo de...

Los expertos demandan más equipos multidisciplinares para atender a todo tipo de pacientes

Compartir

En torno al 20% de la población europea padece dolor crónico (80 millones de personas), un problema sanitario que supone 500 millones de días de enfermedad al año en la Unión Europea y unos costes acumulados de 34.000 millones de euros, según datos de CHANGE PAIN (www.changepain) y de The Social Impact of Pain (SIP) (www.sip-platform.eu). En España están afectadas cerca de seis millones de personas (un 17,25% de la población nacional), de las que más de un millón se encuentran en Andalucía (un 15,5% de la población regional). En esta comunidad autónoma, uno de cada tres ciudadanos sufre algún dolor en la actualidad, afectando fundamentalmente a mujeres mayores de 45 años.
“Estos datos nos sitúan ante lo que puede convertirse pronto en una pandemia”, apunta el doctor Rafael Gálvez, presidente del Comité Organizador del X Congreso Nacional de la Sociedad Española del Dolor (SED) y IX Reunión Iberoamericana del Dolor, que se celebra desde hoy y hasta el sábado en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Granada, y que espera reunir a más de 700 profesionales. A pesar de esta amenaza, “el abordaje del dolor en nuestro país, y especialmente en Andalucía y Extremadura, ha mejorado sustancialmente a lo largo de los últimos veinte años, en la medida en que se han ido incorporando nuevas unidades de dolor en los hospitales y se ha formado a muchos profesionales”, afirma.

En la actualidad hay 183 unidades de dolor repartidas a lo largo y ancho del territorio nacional. “Sin embargo –según el doctor Diego Contreras, presidente de la SED- se necesitan más equipos multidisciplinares, con profesionales de diferentes ámbitos y una buena formación, para poder atender a todo tipo de pacientes con dolor”. En este sentido, es muy importante el apoyo de las administraciones. Es por ello que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se puso en contacto con esta sociedad científica en octubre de 2012 “para invitarla a participar con su propio representante en un grupo de trabajo que está desarrollando un plan de implementación de un proyecto de mejora del abordaje del dolor crónico en España”, explica.

El experto ha dicho del Plan Andaluz de Atención a las Personas con Dolor que es un “modelo a seguir”, además de una iniciativa pionera en nuestro país. “Ya está implementado en todos los hospitales y centros de salud de la región gracias a la implicación y formación de los profesionales médicos, sobre todo de Atención Primaria”, apunta. A pesar de que “todavía queda mucho por hacer a nivel nacional, ya se ha puesto en marcha toda la maquinaria que puede contribuir al alivio del dolor crónico”, añade. La retirada progresiva de la receta de estupefacientes en las diferentes comunidades autónomas ha sido una primera medida “muy acertada” que ayudará a perder el miedo a los opioides.
Mesas y talleres más dinámicos e interactivos

Como principales novedades a destacar con respecto a anteriores congresos, “se ha incrementado considerablemente el número de talleres, que incluyen actividades formativas prácticas más participativas, y las mesas se han hecho más dinámicas e interactivas, con la idea de dar mayor protagonismo al diálogo”, señala el doctor Gálvez. Por otro lado, “es la primera vez que se cuenta con un foro de discusión específico para pacientes, donde las diferentes asociaciones podrán exponer sus puntos de vista y sus demandas, así como con una mesa que permitirá tantear la evolución de la SED”. También se discutirán temas sin relación directa con el manejo del dolor que se han considerado de interés.
Durante cuatro días se abordarán en Granada asuntos de gran relevancia en este campo, como el abordaje de dolor oncológico, la relación entre los cuidados paliativos y las unidades del dolor, las nuevas tecnologías de la información aplicadas en el paciente con dolor, la obesidad como causa emergente de patología dolorosa, la relación entre salud mental y dolor crónico, la responsabilidad médica en la práctica asistencial, la interacción con los medios de comunicación y el desarrollo de un fármaco analgésico.