Inicio ASP La vacunación frente al cáncer de cérvix puede aportar beneficios preventivos más...

La vacunación frente al cáncer de cérvix puede aportar beneficios preventivos más allá de la adolescencia

Compartir

“La incidencia del cáncer de cérvix en el País Vasco se encuentra entre las más bajas de Europa, aunque ha ido en aumento durante los últimos años”, ha destacado el doctor Mikel Gorostidi, del Servicio de Ginecología del Hospital Donosti, de San Sebastián, durante su intervención en la reunión de actualización “Cáncer de Cérvix ¿Vacunación más allá de la adolescencia?”, celebrada en el Colegio de Médicos de Bilbao con la colaboración de GlaxoSmithKline (GSK). “Este cáncer se asocia a la persistencia y progresión de lesiones del cuello de útero provocadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH)”. A este respecto, “no hay que olvidar que el VPH sigue siendo la causa necesaria inequívoca, pero no única, del cáncer de cérvix”.

Según datos aportados en esta reunión, la vacunación sistemática de las adolescentes en el País Vasco alcanza una cobertura superior al 90%, muy por encima de la media nacional. No obstante, la vacuna frente al cáncer de cérvix “puede aportar beneficios preventivos muy claros más allá de este grupo de edad”, apunta el experto. “El riesgo de contraer una infección o reinfección por VPH persiste durante toda la vida”. Según diversos estudios, “el riesgo acumulado a los 5 años tras infección por VPH alcanza al 12,4% de las mujeres mayores de 45 años”. A este respecto, “se ha detectado en casi todas las regiones del mundo un segundo pico de prevalencia de infección por VPH a partir de dicha edad”, recuerda.
Por su parte, el doctor Juan Manuel Marín, del Servicio de Ginecología del Hospital de Santiago, en Vitoria, ha apuntado un total de 92 casos de cáncer de cérvix durante 2009 en el País Vasco –último año del que se tienen datos-, lo que “representa un 1,8% del total de tumores malignos diagnosticados en las mujeres durante ese mismo periodo”. El rango de edad en el que más aparece representado dicho cáncer se sitúa entre los 15 y los 29 años, aunque “afecta mayormente a las mujeres de 45 a 59 años por su biología y lento desarrollo”, afirma. 

Según el doctor Marín, “en los últimos años se ha desvirtuado el verdadero valor de la vacunación frente al cáncer de cérvix, así como el papel que desempeña el VPH en la aparición de los tumores”. Es por ello que “las sociedades científicas deben alzar ahora sus voces para enfrentarse a esta situación con datos y resultados”. Otro de los campos de batalla en relación con la prevención de este cáncer tiene que ver con “la determinación de los marcadores moleculares de integración viral que sustituyan el cribado citológico por otro más sensible y específico”, señala. En relación con la prevención primaria, se ha hablado de la introducción sistemática de la vacunación en todo el mundo, especialmente en los países en desarrollo, así como de conseguir mejorar las coberturas vacunales y abaratar los costes.