Inicio ASP Las enfermedades cardiovasculares son la causa del 31.8% de muertes en España

Las enfermedades cardiovasculares son la causa del 31.8% de muertes en España

Compartir

Lola Granada
La Comunidad canaria lidera el índice de mortalidad por esta causa en nuestro país. Dentro del área cardiovascular, la cardiopatía isquémica es la enfermedad que se lleva la palma, a las que se le unen la diabetes y el cáncer.

Un exhaustivo estudio  sobre la mortalidad en Canarias, el CDC (Cáncer, diabetes y cardiovascular) revela que en ellas existe un alto porcentaje de población con una elevada prevalencia de factores de riesgo para estas dolencias físicas. En él se destaca que  a la obesidad, cercana al 30% en hombres y mujeres, se le suma el sobrepeso, que en los varones afecta hasta el 45% y el 10% en las mujeres, al que  seles une  también el alto porcentaje de padecimiento de diabetes e HTA, fundamentalmente en las mujeres
La diabetes tipo 2 tiene una incidencia media del 11/12% en los varones y el 10% en las mujeres. La HTA, dislipemia, obesidad, tabaquismo y diabetes mellítica es, igualmente , elevada, afectando fundamentalmente a la población comprendida entre los 24 y 35 años. En este apartado,entre las Comunidades más afectadas, además de la canaria, se encuentran Extremadura y Andalucía.

Las jornadas científicas de Tenerife sobre el riesgo cardiovascular que se orientaron sobre el lema general “De la prevención al tratamiento”, se desarrollaron  sobre tres grandes temas generales:

  1. Prevalencia del riesgo cardiovascular. Impacto social de las enfermedades cardiovasculares.
  2. Manejo de las dislipemias en la reducción del riesgo cardiovascular
  3. Dieta y hábitos en las enfermedades cardiovasculares.

El Dr. Antonio Barragán, vicepresidente de  la Sociedad canaria de cardiología, apuntó en su ponencia estas consideraciones generales:

  • En individuos asintomáticos, aparentemente sanos, las acciones de prevención deben guiarse por el grado de riesgo cardiovascular. El tratamiento de la dislipemia no debe considerarse como algo aislado, sino que debe ser entendido dentro de la `prevención integral de la enfermedad cardiovascular de cada paciente. En función del nivel de riesgo obtenido se establecerán los objetivos terapéuticos. Entre las estrategias de intervención del cambio de vida debe aconsejarse el abandono del tabaquismo, donde el beneficio es inmediato, pero el riesgo tarda dos años en  igualarse al de la población no fumadora.
  • Entre los fármacos hipolipemiantes destacó el papel de las estatinas como tratamiento esencial, poniendo especial énfasis en las terapias no farmacológicas, como la alimentación y la relevación del ejercicio físico, no solo en la reducción del riesgo físico total, sino en el tratamiento específico de las dislipemias. Consumir a diario de 1,5 a 2,4 gr de esteroles vegetales es efectivo para reducir el nivel de colesterol