Inicio ASP El médico de Familia es fundamental para la prevención del tabaquismo

El médico de Familia es fundamental para la prevención del tabaquismo

Compartir

“Hay que impulsar campañas a nivel local, nacional e internacional para contrarrestar los esfuerzos de la industria del tabaco que intentan, por todos los medios socavar, la prevención del tabaquismo”, según ha denunciado hoy el coordinador del Grupo de Trabajo de Tabaquismo de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), José Luis Díaz-Maroto.

El doctor Díaz-Maroto ha incidido, en el Día Mundial sin Tabaco, en la importancia que tiene el médico de Familia para la prevención del tabaquismo, así como para el diagnóstico y tratamiento de dicha enfermedad. Sin embargo, según ha afirmado este experto, el trabajo que se realiza desde el primer nivel asistencial debería ir acompañado de campañas informativas que reduzcan la insistencia de las empresas tabacaleras por minimizar los perniciosos efectos del tabaco, y que las administraciones realicen importantes esfuerzos por contrarrestar las campañas de estas empresas y sensibilizar a la población en los riesgos del consumo de tabaco.

SEMERGEN está muy preocupada y sensibilizada por la epidemia del tabaquismo y el enorme sufrimiento que ocasiona a la persona, a las familias y a la sociedad en su conjunto, como consecuencia de las enfermedades y muertes que ocasiona. En este  sentido, SEMERGEN cuenta con un grupo de trabajo específico integrado por numerosos médicos de Familia que desarrollan actividades durante todo el año, como congresos, jornadas, elaboración de guías, publicaciones en revistas científicas, asistencia a debates y presencia en los medios de comunicación. SEMERGEN está integrada, desde el año 1996, en el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), conformado por más de 25 sociedades científicas y agrupaciones sanitarias.

El doctor Díaz-Maroto ha recordado que la epidemia mundial de tabaquismo mata cada año a casi seis millones de personas, de las cuales más de 600 000 son no fumadores que mueren por respirar humo ajeno. “A menos que actuemos” –ha advertido- “la epidemia matará a más de 8 millones de personas cada año hacia 2030”. Más del 80% de esas muertes evitables corresponderán a personas que viven en países de ingresos bajos y medianos”.

El lema de la OMS quiere alertar que, con la publicidad de los productos del tabaco, se consigue mantener el consumo del tabaco en los adultos, y además es un factor de inicio para los niños y para los jóvenes. Esta comprobado que la prohibición total de la publicidad del tabaco disminuye el número de personas adictas. Por lo tanto, el coordinador de este grupo de trabajo ha afirmado que los objetivos que plantea la OMS son, por una parte,  animar a los países a desarrollar el artículo 13 del Convenio Marco para el control del Tabaquismo (CMCT), para que se prohíba totalmente la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, para que los niños y los jóvenes no se inicien en el consumo del tabaco y para que descienda el número de fumadores.

Por otro, aunque el tabaco es un producto de venta legal, debido a los estragos que ocasiona, puede y debe regularse su publicidad. En este sentido, ha destacado, en España, en el transcurso de los últimos 10 años, se ha realizado un gran esfuerzo para conseguir mediante la legislación vigente, que hoy se cumpla prácticamente en su totalidad el lema del día mundial sin tabaco 2013.