Inicio ASP La AEP crea un decálogo para la actividad física de los niños

La AEP crea un decálogo para la actividad física de los niños

Compartir

La inactividad física y el sedentarismo suponen un riesgo importante para la salud física y psíquica de cualquier persona, con un efecto más intenso cuando dicha inactividad se ha instaurado en edades tempranas. 

“La falta de actividad es el factor más importante en relación a la obesidad por lo que podríamos considerar el sedentarismo como una epidemia en el marco de los estilos de vidas actuales”, subraya el Prof. Miguel García Fuentes, Catedrático de Pediatría y Coordinador del Grupo de Actividad Física de la AEP.

En nuestro país, existe una alta tasa de inactividad física por habitante. Asimismo, la mayoría de los jóvenes se declaran sedentarios y, además, lo más preocupante es que cada vez dedican menos tiempo a realizar un deporte y prefieren ocupar su tiempo libre en ver la televisión o jugar con el ordenador. 

Según el Prof. Gerardo Rodríguez, pediatra y miembro del Grupo de Actividad Física de la AEP, “hay muchos niños y adolescentes que emplean su tiempo en actividades sedentarias. En la última encuesta de salud en España, publicada recientemente por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la cifra de niños entre 5 y 14 años que no realizan ninguna actividad física es del 12% (8% en varones y 16% en mujeres). Esta cifra asciende al 35% si se considera la edad entre 15 y 24 años (21,5% en varones y 49,5% en mujeres). La adolescencia es un periodo vital de riesgo en el que se consolida la inactividad”.

La inactividad física supone un riesgo importante para la salud física y psíquica de cualquier persona. El Prof. Miguel Garcia explica que “la práctica regular de ejercicio físico en niños y adolescentes ayuda a la prevención y tratamiento del sobrepeso y la obesidad, enfermedades cardiovasculares, etc.”.

Con el objetivo principal de difundir los diferentes factores que pueden favorecer un estilo de vida saludable en niños y adolescentes, el Grupo de Actividad Física de la Asociación Española de Pediatría, con la colaboración de Aquarius y Coca-Cola España, presenta en el marco del 62º Congreso de la Asociación Española de Pediatría, el primer Decálogo para padres sobre la actividad física de sus hijos.

Según el Prof. Rodríguez, “los objetivos del decálogo son el divulgativo y educacional, no solo para los padres sino también para los sanitarios y personal de instituciones educativas, responsables todos ellos de la salud de los niños y adolescentes. El decálogo da pautas y consejos sencillos a modo de recomendación institucional con mensajes directos y concretos.”

En este sentido, según el Prof. Rodríguez, “en la actualidad, las campañas educativas obligan a considerar a la familia al completo como pieza clave en el fomento de ejercicio físico. Una vez que los padres estén concienciados sobre la importancia de la actividad física para la salud de sus hijos, ellos son los que de manera proactiva deben posicionarse ante el sedentarismo, como lo han hecho frente a otros hábitos nocivos para la salud familiar”.

“En el niño y en el adolescente, el ejercicio físico y la práctica de deporte favorece un desarrollo global óptimo, su integración, el impulso de valores positivos y la adquisición de estilos de vida saludables. Su fomento y consolidación como hábito debe comenzar desde la infancia”, concluye el Prof. García Fuentes.

Decálogo sobre la actividad física de los hijos

1. Se recomienda la realización de actividad física moderada o vigorosa durante un mínimo de 60 minutos diarios, pudiendo repartirse en dos o más sesiones, en su mayor parte aeróbica e intercalando actividades vigorosas para el fortalecimiento muscular y óseo 3 veces por semana. La actividad física durante más de 60 minutos aporta beneficios adicionales para la salud.
2. No al sedentarismo. Cualquier tipo de actividad cotidiana es mejor que la opción sedentaria. Camina, utiliza la bicicleta y sube por las escaleras. Asegura el tiempo de estudio y de aprendizaje. Limita el tiempo frente al televisor y otros aparatos electrónicos. 
3. Diversión y juego. Son preferibles las actividades en grupo, divertidas y al aire libre. 
4. Seguridad. El entorno físico debe ser adecuado y sin peligros. Haz caso de las normas de seguridad para la práctica de deporte. 
5. En cualquier condición de salud. La actividad física adaptada a cada situación mejora globalmente el estado de salud y la evolución de los niños con enfermedad crónica y discapacidad. 
6. Cuestión de hábitos. La práctica de ejercicio físico debe ser un hábito saludable desde la infancia. Los hábitos se mantienen fácilmente en el tiempo y se echan de menos cuando faltan. 
7. Actividad prioritaria. Incorpora el ejercicio físico entre las actividades diarias de tu hijo. Aprovecha las actividades extraescolares e invierte en su salud. 
8. Da ejemplo. Realiza ejercicio físico y planifica actividades en familia si quieres que tu hijo sea activo.
9. Hidratación. Asegura el aporte de líquidos, sobre todo cuando la actividad es intensa y el ambiente caluroso.
10. Alimentación variada y equilibrada. Pilar fundamental para la salud junto con la actividad física.