Inicio ASP Es imprescindible un nuevo modelo de atención a pacientes crónicos

Es imprescindible un nuevo modelo de atención a pacientes crónicos

Lola Granada
El informe del Ministerio de Sanidad sobre el SNS presta, dentro del apartado de “Factores a considerar” previos a la hora de tomar las medidas correspondientes, una atención especial a los pacientes crónicos y al uso responsable de los recursos sanitarios por parte e los pacientes, que recogemos en esta entrega.

Hay una unánime convicción de que para hacer sostenible el SNS es imprescindible gestionar de forma diferente la cronicidad, cuya importancia para el mismo puede, de forma esquemática, resumirse en estos datos:

  • Este apartado representa más 80% de los ingresos hospitalarios
  • Supone más del 70% de las recetas de atención primaria.
  • Suele ocupar más del 55% de las consultas de atención primaria y más del 60% de las hospitalarias
  • Supone más del 70% del presupuesto sanitario.

Con estos datos la atención a los enfermos crónicos debería tener como objetivos fundamentales los siguientes aspectos:

  • El aumento de la supervivencia, la calidad de vida en los enfermos y sus cuidadores
  • La disminución de ingresos hospitalarios y la disminución de la medicación
  • Una disminución de las urgencias.

Dada la importancia de la atención a la cronicidad, es preciso insistir en que la formación de los profesionales en el pregrado, formación especializada y continuada incida en el mejor manejo de este tipo de enfermedades.

La estrategia para abordar las enfermedades crónicas, aprobada por el Consejo Interterritorial de 2011, ofrece todo un conjunto de recomendaciones y de medidas que requieren constancia por parte de los Servicios Autonómicos de Salud, que deben prestar una particular atención a aspectos como:

  • La prevención y promoción de la Salud.
  • El conocimiento de la enfermedad y de los autocuidados por los pacientes y sus cuidadores, incidiendo periódicamente en ello.
  • Participación del paciente y de sus asociaciones.
  • Mejorar la definición de los roles profesionales.
  • Creación de hospitales de subagudos o reestructuración de las plantas necesarias en los hospitales de agudos.
  • Definición y estructuración de los procesos asistenciales de las enfermedades crónicas prevalentes.
  • Aumento de la capacidad de resolución de la atención primaria en las enfermedades crónicas prevalentes.
  • Aumento de la capacidad de resolución de la atención primaria en las enfermedades crónicas prevalentes.
  • Disminuir la variabilidad clínica.
  • Mejora de la evaluación y efectos secundarios de los medicamentos más frecuentemente usados en pacientes crónicos con varios patologías..
  • Procurar que exista una historia clínica única, en atención hospitalaria, primaria y social, tanto en asistencia pública como privada.
  • Implantación de la receta electrónica
  • Mejorar el nivel de cumplimiento terapéutico.
  • Mejorar la coordinación de la atención primaria y hospitalaria, detectando periódicamente errores e ineficiencias.
  • Coordinación socio-sanitaria.
  • Investigación.
  • Estricto control presupuestario de las medidas que se aborden.
  • Estructuras organizativas para su atención en todo el Estado que permita la movilidad real de este tipo de pacientes.

Tras la lectura de estas primeras consideraciones se deduce fácilmente la necesidad de que se produzca un cambio en el modelo de sistema sanitario concebido hasta ahora, preferentemente para pacientes agudos.

En este nuevo modelo de atención a pacientes crónicos, frecuentemente polimedicados, se debería garantizar una revisión sistemática de la medicación, con el fin de detectar problemas relacionados con los medicamentos y mejorar la adherencia a los tratamientos, labor que el farmacéutico puede desempeñar desde la farmacia comunitaria en las condiciones o requisitos que se establezcan al efecto, en colaboración y de forma coordinada con todos los profesionales sanitarios involucrados en el cuidado del paciente (médicos, enfermeras, etc.)