Inicio ASP El médico de Atención Primaria, clave en el diagnóstico precoz y manejo...

El médico de Atención Primaria, clave en el diagnóstico precoz y manejo terapéutico temprano del dolor crónico

Compartir

Con el objetivo de cubrir las necesidades formativas de los médicos de Atención Primaria (AP) en lo que respecta al abordaje multidisciplinar de los pacientes con dolor crónico, las unidades docentes multiprofesionales de Atención Familiar y Comunitaria de Castellón y de Valencia, en colaboración con Grünenthal Pharma, han organizado el curso “Aspectos generales en el manejo del dolor crónico”. Esta iniciativa “constituye un claro ejemplo del interés que los médicos residentes de la especialidad tienen por atender de la mejor manera posible a los pacientes que sufren dolor”, afirma el doctor Francisco Villegas, director médico de AP del Departamento de Salud de Castellón y codirector del curso. Este profesional “es clave en el diagnóstico precoz de estos pacientes y en el inicio de su manejo terapéutico”. 

Según este experto, el dolor “continúa siendo el primer motivo de consulta tanto en el primer nivel asistencial como en urgencias”. Lo más frecuente en este ámbito es el dolor osteoarticular, así como el producido por las neuralgias postherpéticas. No obstante, el médico de AP puede tratar todo tipo de dolor, ya sea éste agudo o crónico, “debiendo hacer siempre un uso racional de los recursos disponibles para que estos pacientes sean atendidos de la manera más eficaz y eficiente”, afirma. En este contexto, la derivación a otros especialistas “debe hacerse cuando no se consigue el alivio suficiente con el tratamiento farmacológico instaurado o cuando se requieran técnicas específicas de tipo invasivo”. En este punto, la relación entre el médico de AP y la unidad hospitalaria de dolor “requiere una interacción constante y fluida, evitándose así duplicidades de tratamientos e hiperfrecuentaciones de consultas con el único objetivo de mejorar la atención de estos pacientes”.

Por último, el doctor Villegas ha pedido “unidades de dolor de referencia con programas específicos de colaboración, atención y derivación de pacientes”, así como más programas de formación dirigido a los profesionales sanitarios que desarrollan su labor en el primer nivel asistencial.