Inicio ASP Determinar la presión arterial con mayor exactitud evita errores y tratamientos innecesarios...

Determinar la presión arterial con mayor exactitud evita errores y tratamientos innecesarios en pacientes hipertensos

Compartir

Alrededor de 14 millones de españoles sufren hipertensión arterial, el factor de riesgo cardiovascular que más riesgo específico de mortalidad conlleva, lo que la convierte en un problema socio-sanitario de primer nivel al que hay que destinar numerosos recursos para controlar sus riesgos y complicaciones. Uno de los mayores peligros de la hipertensión es que se trata de un mal silencioso ya que no muestra síntomas, y sus consecuencias pueden ser graves. Por ejemplo, es un factor de riesgo para sufrir trombosis, hemorragia cerebral, una complicación coronaria (como el infarto de miocardio) o insuficiencia cardiaca. Para disminuir esta probabilidad de sufrir un evento cardiovascular es necesario un control de la presión arterial durante las 24 horas del día.

“Para un correcto diagnóstico, tratamiento y control de la hipertensión resulta fundamental conocer las cifras reales de tensión arterial del paciente”, explica la Dra. Nieves Martell, presidenta de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA).  “Pero, -añade- los valores obtenidos en consulta, incluso en las mejores condiciones de medida, pueden no ser representativos de la presión arterial que tiene el paciente a lo largo del día, debido a que se trata de un valor muy variable. Sin olvidar que alrededor del 30% de los pacientes presenta hipertensión de bata blanca (reacción de alerta en la consulta ante la toma de presión, que provoca una subida). En este sentido, es fundamental determinar con la mayor exactitud posible la presión arterial, porque no hacerlo puede comportar errores de diagnóstico y sobretratamientos innecesarios”.

En los últimos años han surgido técnicas que mejoran el diagnóstico y la atención a estos pacientes como la AMPA (automedición de la presión arterial) y la MAPA (monitorización ambulatoria de la presión arterial), constituyendo herramientas útiles para la práctica clínica habitual ya que indican los valores de tensión del paciente en diversas circunstancias y durante todo el día, que al fin al cabo son los que repercuten sobre las arterias. De hecho, según apunta el Dr. Juan Antonio Divisón, médico de Atención Primaria del Grupo de Enfermedades Vasculares (GEVA) de Albacete, “el uso de estas técnicas evita entre un 20% y un 30% de errores en el diagnóstico y valoración del tratamiento en pacientes hipertensos”.

Medición de la presión arterial
A pesar de los beneficios de estas dos herramientas, existen lagunas sobre su uso en las consultas españolas.  Con el  objetivo de conocer y profundizar sobre la utilización real de estas técnicas de medición de la presión arterial en nuestro país, la SEH-LELHA y Boehringer Ingelheim han llevado a cabo con la colaboración de expertos de primer nivel de la Sociedad Española de Hipertensión el proyecto MAPA /AMPA, un ambicioso estudio realizado con metodología Delphi, sistema de encuesta por oleadas realizadas a una  muestra representativa de médicos de toda España con objeto de conocer su opinión acerca de este tema.

El Dr. Antonio Coca, miembro del comité científico de este estudio, señala que según se extrae de esta investigación, los médicos españoles que tratan pacientes con hipertensión tienen un alto grado de concienciación sobre esta problemática. Asimismo, prácticamente de manera unánime, aceptan que la monitorización ambulatoria sería el ‘gold estándar’ y, por tanto, el mejor método para medir la presión arterial, ya que aporta mucha más información que la que se obtiene con la medición en consulta. 

Como principal beneficio de la monitorización de la presión con la MAPA los médicos apuntan su capacidad de medir la presión arterial durante 24 horas y por tanto de proporcionar los valores de presión nocturna que resultan muy útiles en la predicción de eventos mórbidos y mortales en los pacientes hipertensos.

Igualmente, los profesionales sanitarios consideran la automedida domiciliaria (AMPA) como una buena alternativa, con más valor que las medidas aisladas de la consulta.

Sin embargo, a pesar de ser técnicas valoradas para el diagnóstico y seguimiento de la hipertensión arterial, este estudio refleja que ambas se infrautilizan, en especial la MAPA. Por ello, “se deberían poner en marcha actividades formativas para concienciar a médicos y enfermería de la importancia de su utilización para el diagnóstico y seguimiento correctos de la hipertensión”, afirma el Dr. Divisón.

La MAPA resulta especialmente útil para obtener información de la presión arterial nocturna, en pacientes que no pueden desplazarse a la consulta, cuando se produce hipotensión puntual con el tratamiento o cuando hay sospecha de pseudorefractariedad.

Por su parte, los médicos españoles creen que cada vez será mayor el número de pacientes que controlen sus valores de presión en domicilio con AMPA, ya que es fácil de manejar y aporta mucha información.  Aproximadamente, en la actualidad el 50% de los pacientes hipertensos dispone de un aparato de automedida de la presión. Pero para que esta herramienta sea eficaz es preciso utilizarla siguiendo una metodología, un protocolo prácticamente idéntico al que se sigue en las consultas. Esto implica tomarse la presión arterial en condiciones óptimas durante 7 días en la mañana y en la noche.

La Dra. Martell subraya que “es preciso asegurarse de que el paciente cuando se toma la tensión en su domicilio lo hará correctamente y en el momento adecuado. Por ejemplo, la presión hay que medirla en reposo y estando tranquilo, pero el paciente tiene tendencia a tomársela cuando se pone nervioso o tiene alguna contrariedad, lo que no aporta valores útiles para la clínica porque están influenciados por ansiedad, miedos, reacciones… ”.

El aparato AMPA tiene además –añade la presidenta de la SEH-LELHA- un efecto sobre el paciente para que se implique en su enfermedad, motivándolo para colaborar en su diagnóstico, tratamiento y seguimiento, aspecto fundamental en todas las enfermedades crónicas y más aún si cabe en la hipertensión que es asintomática.

Por otra parte, respecto a las principales necesidades de los médicos de Atención Primaria para mejorar la atención de los pacientes hipertensos, estos enumeran tener más tiempo en las consultas y contar con mayor apoyo logístico (mayor disponibilidad de AMPA y MAPA).

Este estudio marca las acciones a implementar para mejorar el control de la hipertensión en España y sus implicaciones son muy significativas dado que la toma de decisiones clínicas en estos pacientes se basa en las medidas de presión arterial.

En la última guía de la Sociedad Europea de Hipertensión se enfatiza la importancia de la realización de AMPA y Mapa como medidas de presión arterial más fidedignas que la medida aislada en consulta.

Compartir