Inicio Sociedades ASTRO publica 5 recomendaciones sobre tratamientos habituales en Oncología Radioterápica desaconsejables

ASTRO publica 5 recomendaciones sobre tratamientos habituales en Oncología Radioterápica desaconsejables

Compartir

La Sociedad Americana de Oncología Radioterápica (ASTRO, por sus siglas en inglés) ha hecho público, en el marco de una campaña llamada Choosing Wisely (Elegir Sabiamente), un listado de cinco recomendaciones sobre tratamientos habituales en Oncología Radioterápica que en su opinión son desaconsejables.

Así lo ha expuesto en su Congreso celebrado en Atlanta, en el que la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) ha tenido una participación muy destacada con 37 trabajos presentados, lo que sitúa a la Sociedad española como la segunda más participativa en Europa, solo por detrás de Alemania. Según el doctor José López Torrecilla, presidente de la SEOR y jefe del Servicio de Oncología Radioterápica-ERESA del Hospital General Universitario de Valencia “la participación española ha sido especialmente significativa en la patología genito-urinaria, que protagoniza 11 de los 37 trabajos, con resultados de estudios aleatorizados o bases de datos nacionales con un número importante de pacientes”.

El objetivo del listado de ASTRO es ayudar a los oncólogos radioterápicos a realizar tratamientos de calidad y aprovechar mejor los recursos sanitarios. Las cinco recomendaciones son las siguientes:

  1. Acortar la duración de los tratamientos con radioterapia en cáncer de mama en mujeres mayores de 50 años, pasando del habitual de cinco o seis semanas a cuatro.
  2. No iniciar los tratamientos de cáncer de próstata de bajo riesgo sin antes comentar con el paciente la posibilidad de solo realizar un tratamiento conservador.
  3. No realizar esquemas de tratamiento de más de diez fracciones para las metástasis óseas. Los estudios sugieren que el efecto que se consigue es el mismo en tratamientos de diez fracciones o de cinco, por lo que se recomienda el menor, incluso pudiéndose contemplar una sola fracción de 8 grays.
  4. No recomendar de forma rutinaria los tratamientos con protones en el cáncer de próstata fuera de estudios prospectivos, por la falta de evidencia científica sobre su superioridad frente a los de fotones
  5. No utilizar radioterapia con modulación de intensidad para la irradiación global de la mama en el tratamiento conservador. En su lugar, ASTRO recomienda la radioterapia segmentada, debido a su mayor simplicidad.

Novedades en cáncer de próstata, mama y pulmón
En el Congreso de la Sociedad estadounidense se han presentado diferentes novedades sobre diversos temas, entre los que destacan el tratamiento del cáncer de próstata, mama y pulmón. En cuanto al primero, el Dr. López Torrecilla destaca que uno de los estudios más relevantes ha puesto de manifiesto que, en el caso de los pacientes con un tumor de riesgo intermedio tratados con radioterapia, no parece que sea necesario administrar más de 8 semanas de hormonoterapia: “el estudio comparaba un tratamiento de 8 semanas frente a uno de 36 (RTOG 9910) y no existía mejora ni de la supervivencia libre de fracaso bioquímico ni supervivencia libre de enfermedad. Acortar el tiempo de tratamiento de hormonoterapia dará lugar a una mejor calidad de vida de los pacientes tras el tratamiento”.

Por otra parte, en un análisis realizado en 5.385 mujeres con cáncer de mama izquierda, la mitad tratada con radioterapia y cirugía conservadora y la otra mitad con mastectomía sin radioterapia posterior, las primeras no tuvieron mayor mortalidad cardiaca ni mayor incidencia de segundos tumores, lo que, afirma este experto, demuestra la seguridad de los tratamientos conservadores actuales.

El cáncer de pulmón ha sido otro de los temas tratados en el Congreso, en este caso por la relación entre el tratamiento con irradiación cerebral para la prevención de la aparición de metástasis en este tumor y la alteración en la memoria a la que puede llevar. En ese sentido, un estudio llevado a cabo por la Radiation Therapy Oncology Group (RTOG) ha observado que la limitación de la dosis a los hipocampos mejora la preservación de la memoria y por tanto la calidad de vida.

Cabe destacar que uno de los retos principales de esta especialidad es la mayor personalización posible de los tratamientos en Oncología, que busca seleccionar qué pacientes responden al tratamiento y cuáles no. En este sentido, se ha observado, en un estudio preliminar, que algunos cromosomas presentan regiones inestables, que pudieran ser responsables de la peor respuesta al tratamiento. Se trata de un paso cualitativo muy importante, ya que, aunque todavía debe ser validada por otras investigaciones, “puede ser el inicio para seleccionar los pacientes que no responden al tratamiento y por tanto buscar para ellos otras alternativas”.