Inicio Sociedades SEMERGEN denuncia las limitaciones que está sufriendo la Atención Primaria por los...

SEMERGEN denuncia las limitaciones que está sufriendo la Atención Primaria por los recortes

Compartir

La Atención Primaria (AP) ha dejado de ser una prioridad en el Sistema Nacional de Salud (SNS), con las graves consecuencias asistenciales y socioeconómicas que esto conlleva. Así lo denuncia la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), la sociedad científica decana de la Atención Primaria en nuestro país (con una trayectoria de cuarenta años), que en las próximas semanas celebrará en Barcelona (del 23 al 26 de octubre) su 35.º Congreso Nacional. El certamen reunirá a más de 4.000 personas y ya cuenta con un récord absoluto en número de comunicaciones científicas presentadas.

Bajo el lema “En-red-@2 en tu salud”, este encuentro científico concita el interés mayoritario de los profesionales que trabajan en este medio asistencial, y se plantea como un escenario idóneo no solo para mostrar las fortalezas de nuestro sistema asistencial en AP, sino también para denunciar las limitaciones y problemas que se están sufriendo con las restricciones presupuestarias y pulsar la opinión de los profesionales sobre temas controvertidos y de actualidad, como el copago sanitario o la aplicación de algoritmos de prescripción.

Como reconoce el presidente de SEMERGEN, el doctor José Luis Llisterri, “la AP está en franca recesión por decisiones políticas que están redireccionando el sistema a posiciones más hospitalocentristas, aún si cabe”. Como principales problemas pendientes de resolver, el máximo responsable de esta Sociedad señala la elevada carga asistencial (con un ratio existente de > 1.500 usuarios/médico), la falta de coordinación entre niveles asistenciales, las desigualdades territoriales o la burocratización del trabajo asistencial, sin olvidar otros aspectos tan importantes como la falta de reconocimiento de méritos productivos; se trata, según añade, “de problemas ya conocidos y clásicos, que no han sabido resolverse eficazmente”.

Todas estas amenazas para el actual estatus de la AP en España se han visto agravadas con la crisis económica y las restricciones presupuestarias. “Hemos pasado de tener un sistema sanitario envidiado en los países más desarrollados económicamente, basado en el fortalecimiento de la Atención Primaria y en el concepto de servicio público básico y esencial de los derechos de los ciudadanos, hasta convertirlo en un sistema que, con la excusa de la situación económica de nuestro país, se quiere desmantelar”, critica el doctor Llisterri, quien no duda en recalcar que “la crisis de la sanidad es consecuencia de una crisis institucional y económica, y no al revés”.

Como medidas concretas y urgentes a adoptar, se apuntan dos esenciales: ofrecer una mayor capacidad de gestión a los profesionales de AP y lograr una despolitización del Consejo Interterritorial de Sanidad, “para conseguir la equidad y la eficiencia en la macro-gestión”. Y es que, como defiende el presidente de SEMERGEN, “quienes mejor conocemos la forma de mejorar el sistema, de hacerlo costo-eficiente, somos precisamente los médicos y profesionales; sin embargo, estamos siendo ninguneados por las administraciones públicas, que sólo han contado con nosotros a la hora de comunicarnos las medidas que ya estaban decididas”.

Desde SEMERGEN se aboga por cambiar el modelo de médico funcionario al que nos ha llevado el actual sistema por otro en el que el médico recupere su capacidad de decisión y gestión, donde el reconocimiento tanto profesional como laboral, social y salarial este ligado a la responsabilidad, la competencia y la productividad. Tal y como sentencia Llisterri, “si de verdad nuestros gobernantes quieren hacer sostenible el SNS, deberían otorgarnos una mayor capacidad de gestión, invirtiendo en lugar de recortando”.

La aportación de los médicos es clave para ayudar en la resolución de los problemas por los que atraviesa la sanidad española, y su formación resulta imprescindible. “Los políticos y gestores quieren construir un sistema eficiente, pero para conseguirlo tienen que darse cuenta de que la herramienta más costo-efectiva es la formación continuada del médico, la docencia y la investigación”, destaca el doctor Llisterri.