Inicio ASP El modelo de donación español es avalado por los pacientes

El modelo de donación español es avalado por los pacientes

Compartir

Las cuatro grandes federaciones nacionales de pacientes trasplantados, de corazón, riñón, pulmón e hígado, defienden el actual modelo español de donación de órganos y apoyan la legislación que prohíbe fomentar las campañas de donación dirigidas a personas concretas sin el permiso expreso de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

En concreto, las entidades que respaldan el actual modelo de donación son la Federación Nacional de Enfermos Trasplantados y Hepáticos (Fneth), la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades de Riñón (Alcer) y la Federación Española de Fibrosis Quística (FQ), tres entidades pertenecientes a Cocemfe. La cuarta organización es la Federación Española de Trasplantados de Corazón (Fetco).

A todas ellas se suma la Asociación General de Pacientes (AGP), que avala el comunicado conjunto enviado este jueves a los medios de comunicación.

Las cuatro federaciones, unidas y como entidades que representan a más de 40.000 pacientes trasplantados en España y que conocen el actual modelo de trasplantes, apoyan su vigencia y la legislación que lo ampara.

Estas federaciones quieren puntualizar varios aspectos en relación a las últimas noticias sobre el rechazo y cuestionamiento de que ha sido objeto la normativa española de donación y trasplantes, que prohíbe la solicitud de donantes para personas concretas y que obliga a pedir autorización a la ONT para realizar campañas de donación.

Ante esta situación, las federaciones muestran su “rechazo total” a las solicitudes de donación personalizadas para un ciudadano en concreto, “por la discriminación que suponen” entre los que tienen apoyo en los medios de comunicación frente a los que no disponen de respaldo mediático, pero sienten un “profundo respeto por las familias que lo solicitan”, pues se entiende que han impulsado estas iniciativas “desde el máximo amor a los suyos”.

Igualmente, las organizaciones manifiestan su defensa de la legislación española de donación y trasplantes, “que reza que todos somos potenciales donantes, salvo que en vida manifestemos lo contrario”, por lo que, desde las federaciones de pacientes trasplantados no se comprende “que esta ley avergüence a un importante empresario, dedicado a la conservación de cordón umbilical en un banco privado”.

Respecto a la postura y declaraciones de este empresario de que “les comen el coco a los familiares”, cabe puntualizar, dicen las asociaciones, “que en España nunca se ha hecho ninguna extracción de órganos sin el consentimiento de los familiares o, en caso de no haberlos, de un juez”.

De hecho, aseguran, cada vez son más los españoles que solicitan el carné de donante y, aun así, cuando éste fallece, los coordinadores de trasplantes de los hospitales consultan a la familia del potencial donante, por si hubiera cambiado de opinión a última hora.

Asimismo, los donantes ofrecen “su apoyo total” a la normativa que prohíbe las campañas de donación dirigidas a personas concretas. “Es comprensible que haya otras personas sensibilizadas con la donación, pero aunque muestren muchas ganas de colaborar, lo hacen con poco acierto”, argumentan.

Las federaciones no dudan de la buena intención de los promotores de estas campañas, pero señalan la importancia de sumar esfuerzos y recuerdan que la ONT tiene la obligación de garantizar los derechos de todos los pacientes por igual y de velar porque los mensajes de las campañas sean veraces y se ajusten a la evidencia científica.

Además, añaden, la nueva ley ha contado con el visto bueno de las asociaciones de pacientes trasplantados de médula ósea, legalmente constituidas, de las sociedades científicas, implicadas en este tipo de trasplantes, de las fundaciones y empresas cuyas actividades se regulan y de las comunidades autónomas.

Por todo esto, las federaciones de donantes advierten de que no van a consentir “que empresas con intereses económicos, como ya vienen intentando desde hace tiempo, cuestionen el modelo nacional de donación y trasplantes y, en su lugar, busquen privatizar y liberalizar un sistema que funciona y que en otros países tratan de imitar”.