Inicio ASP La hipertensión, nueva pandemia mundial como el VIH

La hipertensión, nueva pandemia mundial como el VIH

La hipertensión arterial resulta tan devastadora para la salud mundial como resultaba hace 20 años la pandemia del virus del VIH. Pese a sus diferencias, ambas enfermedades causan un alto número de muertes y son asintomáticas en sus primeras fases, aunque fácilmente detectables. Asimismo, son enfermedades que, con detección temprana y tratamiento apropiado, pueden resultar controlables.

No obstante, la hipertensión produce cardiopatías, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal, así como mortalidad y discapacidad prematuras. Las complicaciones de hipertensión causan anualmente 9,4 millones de muertes, y aunque tradicionalmente se ha vinculado la tensión elevada con las costumbres occidentales, un nuevo estudio con 35.000 personas de distintos países ha constatado que la hipertensión arterial puede llegar a convertirse en una pandemia a nivel mundial.

Investigadores británicos han analizado los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y se ha llegado a la conclusión que el 77,9% de la población de Sudáfrica de 50 o más años es hipertensa, al igual que el 71,7% de la población rusa, el 59,5% de China, 58,2% de Méjico, 57,1% de Gana y el 32,3% de la India. En España el 35% de personas mayores de 35 años son hipertensas, y el nivel de personas mayores de 65 alcanza al 68%.

Según un estudio del International Journey of Epidemiology, hay una “negación” e información incorrecta sobre el impacto de la hipertensión. Al igual que el VIH se enfrentó con el rechazo político y confusión pública durante los primeros años, no existen medidas generalizadas para hacer frente a la hipertensión, pese a que “el número de muertes a nivel mundial en los próximos 20 años puede exceder sustancialmente la cifra de la del VIH/Sida”.

Existen factores de riesgo como el uso nocivo del alcohol, la inactividad física, consumo de tabaco o ingesta de sal/sodio que producen hipertensión, diabetes y obesidad. Por tanto, el sobrepeso, una alimentación inadecuada y el sedentarismo, entre otras causas, son las que están detrás de esta enfermedad, y afecta a millones de países que consumen tanto muchos, como pocos recursos. 
..Debora Rey