Inicio ASP Los pediatras alertan del incremento del consumo de alcohol en adolescentes

Los pediatras alertan del incremento del consumo de alcohol en adolescentes

Compartir

Durante el 11º Curso de Actualización en Pediatría, los pediatras de Atención Primaria han mostrado su preocupación por el incremento del consumo de tóxicos y alcohol durante la adolescencia. En este sentido, la Dra. Marta Esther Vázquez, pediatra de AP del Centro de Salud Arturo Eyries, de Valladolid, ha avanzado los datos de prevalencia de su consumo y señala que “un 77% de de los adolescentes españoles ha tomado bebidas alcohólicas en alguna ocasión, un 36,7% ha fumado tabaco, un 17% ha consumido cannabis, un 2,5% tranquilizantes con receta, un 1,9% speed o anfetaminas, un 1,3% tranquilizantes sin receta, un 1,1% éxtasis, 1% cocaína y un 0,7% inhalantes volátiles”.

Tras analizar los hábitos de una amplia muestra de escolares españoles de entre 14 y 18 años, el estudio ESTUDES demuestra que, en los últimos años, el consumo de alcohol ha incrementado un 2% entre los adolescentes mientras que se mantiene el descenso del consumo de tabaco y de sustancias como el cannabis, los tranquilizantes con y sin receta y la cocaína.

No obstante, la Dra. Vázquez hace hincapié en que “el alcohol continúa siendo la sustancia psicoactiva más consumida por los adolescentes en España. La comparativa con el estudio europeo ESPAD 2011, pone de manifiesto que España se encuentra en el puesto número 15 en relación a la proporción de adolescentes consumidores de alcohol y presenta un elevado % de adolescentes que han bebido alcohol en los últimos 30 días”.

La edad media de inicio del consumo de alcohol y tabaco se sitúa entre los 13 y los 14 años y en el caso de las drogas ilegales el consumo empieza entre los 15 y 16 años. En este contexto, la Dra. Vázquez apunta que “el policonsumo de tres o más sustancias presenta su más alto nivel en 2º de Bachillerato aunque hemos detecado que 1 de cada 5 escolares por debajo de los 12 años ha experimentado con alcohol y 1 de cada 10 con tabaco”.

Por sexos, las chicas consumen más alcohol (78,9% chicas frente al 75,6% chicos) y tabaco (39,7% chicas y 34% chicos). Sin embargo, son los chicos los que consumen en mayor proporción el resto de drogas. La prevalencia de borracheras en el último año entre los que han consumido alcohol es del 64% y 1 de cada 5 estudiantes reconoce haber sido pasajero en los últimos 12 meses en vehículos conducidos bajo los efectos del alcohol. En este contexto, el 50% de mujeres adolescentes que han informado de agresiones sexuales estaban bajo la influencia del alcohol u otras drogas.

En los últimos años han aparecido nuevos conceptos para consumir alcohol (eyeballing, a través de la conjuntiva, y tampax on the rocks o tampodka, por el ano o la vagina), que pretenden aumentar la rapidez del efecto y ocasionan importantes daños locales. También la práctica del binge drinking (BD), que consiste en consumir 5 o más copas o vasos de alcohol en un periodo de 2 horas, que es más dañino y produce alteraciones cognitivas, de la memoria y del aprendizaje en un cerebro todavía en desarrollo.

Efectos en la salud física y psíquica del adolescente
Crisis de ansiedad, depresión, trastornos psicóticos, falta de motivación, alteraciones del sueño, disminución de la concentración y del apetito son algunas de los efectos relacionados con el consumo de drogas. Asimismo, impiden en muchos casos el desarrollo personal y social e inducen a comportamientos descontrolados.

La Dra. Vázquez subraya que, “en concreto el cannabis, dificulta notablemente el aprendizaje escolar y sus efectos son prolongados. Cuanto antes se co¬mienza a consumir y más frecuente es el consumo, mayor es el riesgo. El consumo crónico puede conducir a un estado de pasividad e indiferencia (síndrome amotivacional), que persiste aunque se deje de consumirlo”.

Desde la AEPap apuntan que “la prevención de las conductas de riesgo tóxico deben comenzar desde las primeras edades e integrarse dentro de la formación general de los niños y adolescentes de una forma sistemática y continua. Para ello, es necesario que el enfoque sea múltiple y participativo.”

Actualmente se lleva a cabo con éxito una forma de psicoterapia basada en la meditación, llamada “mindfulness”, que trata de controlar los problemas de salud mediante la atención y conciencia plena del presente.