Inicio ASP Para los pediatras el RD de asistencia sanitaria transfronteriza demostrará la alta...

Para los pediatras el RD de asistencia sanitaria transfronteriza demostrará la alta calidad del sistema español

Compartir

El reciente Real Decreto aprobado por el Gobierno para regular el acceso a la asistencia sanitaria transfronteriza pretende garantizar la movilidad de los pacientes y favorecer la cooperación sanitaria entre España y el resto de la UE.

Este sistema ofrece la posibilidad de recibir un tratamiento en el extranjero mediante un sistema de reembolso. Los tratamientos son completos, incluyendo medicamentos financiados en el país de origen del paciente y tendrán asegurada la continuidad del tratamiento tras haber sido asistidos en otro país.

Luis Sánchez Santos, directivo de la Sociedad Española de Pediatría Extrahopitalaria de Atención Primaria (SEPEAP) y Presidente de la Confederación Europea de Pediatras de Atención Primaria, considera que “el Sistema Sanitario español, es en lo que respecta a la Pediatría de Atención Primaria, el más accesible, equitativo y coste/efectivo comparado con el resto de sistemas sanitarios de nuestro entorno”.

Uno de los tratamientos específicamente vetados en este proceso son los programas de vacunación pública contra las enfermedades infecciosas. En este sentido Luis Sánchez recuerda que “Los resultados de cobertura vacunal durante la primera infancia superan el 90%, están entre los mejores de Europa, otros datos relevantes son los referidos a la mortalidad infantil, morbilidad de enfermedades infecciosas y la satisfacción de los usuarios. En pediatría de AP se resuelven más del 90% de las demandas de salud de la población”.

El sistema español, a diferencia de otros sistemas europeos, es un sistema de atención mixto, aunque mayoritariamente público, y organizado en dos niveles asistenciales , atención primaria y atención hospitalaria. Estos dos niveles están ocupados por especialistas en pediatría.

No obstante Luis Sánchez admite que “en España tenemos retos pendientes si nos comparamos con el entorno de la Unión Europea, como ampliar la cobertura pediátrica hasta los 18 años y además debemos defender nuestro modelo de amenazas siempre presentes, como el descenso de especialistas en pediatría que provoca que en algunas comunidades, la presencia de profesionales no pediatras en plazas de pediatría alcance casi un 30%, y reivindicar la presencia de enfermería con dedicación específica así como implantar el modelo de centros de salud amigables con los más pequeños. Todo ello sin perjuicio de que podamos aprender de otros sistemas todo aquellos que pueda resultar aplicable al nuestro, y que se traduzca en una mayor calidad, transparencia y libertad de elección para los ciudadanos”.

Sánchez reconoce que, trasladar una Directiva comunitaria a nuestro entorno supone en primer lugar, poner en evidencia las deficiencias y desigualdades de un Sistema que fue descentralizado para en teoría acercar la gestión al ciudadano y hacerla más eficiente, pero que en un plazo muy breve de tiempo ha producido lo que entre nuestro colectivo, se conoce como ‘nuestros diecisiete sistemas sanitarios’.

El sistema de asistencia transfronteriza facilita en términos de gestión, un mecanismo sencillo y esperamos que efectivo, para permitir el retorno de gastos ocasionados por la asistencia que se presta a pacientes comunitarios, por ejemplo, los peregrinos del Camino de Santiago, aunque lo más relevante es que al estar definidas las patologías y contar con un sistema de autorización previa, probablemente evite o limite notablemente el “turismo sanitario”, que ha provocado que pacientes comunitarios acudan a España a resolver patologías no urgentes que no están cubiertas en su país de origen por su sistema sanitario.