Inicio ASP Los técnicos y enfermeros radioterápicos españoles están peor formados que los de...

Los técnicos y enfermeros radioterápicos españoles están peor formados que los de los países del entorno

Compartir

La formación de los técnicos superiores de radioterapia y los enfermeros encargados de esta especialidad oncológica es insuficiente. Así lo considera el Dr. Luis A. Pérez Romasanta, jefe del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario de Salamanca y codirector del III Curso de Actualización para Técnicos en Oncología Radioterápica que la SEOR y la EEOR celebran estos días en Córdoba.

El factor diferencial principal, a mi modo de ver, se encuentra en la carencia de especialidad oncológica para enfermería y en un plan de estudios muy poco ambicioso para los técnicos superiores de radioterapia. Dado que todos estas profesiones conforman un equipo multidisciplinar oncológico, se hace imprescindible que todos tengan un adecuado nivel profesional”, señala este experto.

Aunque la formación de postgrado de oncólogos y radiofísicos sí que es equiparable a la realizada en otros países europeos -salvando el retraso en formación para la investigación traslacional-, el caso de los enfermeros y los técnicos es completamente distinto: los primeros reclaman una especialización oncológica de, al menos, dos años, mientras los técnicos aspiran a una formación profesional de, como poco, tres años y la creación de un grado universitario equivalente a una ingeniería, que capacite a los interesados en tecnología y procedimientos dosimétricos y radioterápicos.

Los oncólogos radioterápicos apoyan estas peticiones porque, como indica el Dr. Pérez Romasanta, “la profesión de técnico superior de radioterapia es de esas poco visibles para la sociedad pero tremendamente relevantes, decisivas para los pacientes que han de someterse a complicados tratamientos radioterápicos. Por eso los oncólogos radioterápicos somos muy conscientes de la importancia de la formación y experiencia de los técnicos”.

Es por ello que la SEOR ha abierto sus puertas al colectivo de los técnicos, admitiéndolos gratuitamente como asociados y realizando, a través de su escuela (EEOR), este esfuerzo formativo.

La SEOR-EEOR promueve la formación de los técnicos
Para paliar esta situación de falta de formación, la SEOR y la EEOR pusieron en marcha hace dos años la primera edición del Curso de Actualización para Técnicos en Oncología Radioterápica, con el fin de presentar las nuevas técnicas de planificación, verificación y administración de radioterapia y consolidar al técnico superior como integrante fundamental del proceso terapéutico de esta especialidad, que está ligada al avance tecnológico.

Este año, como novedad, el curso cuenta con la participación del coordinador del grupo de técnicos de la European Society for Radiotherapy & Oncology (ESTRO), que contribuirá a ampliar horizontes profesionales en el ámbito europeo a los participantes.

La actualización de las técnicas exige la mejor formación
Las técnicas de radioterapia externa han experimentado una evolución sin precedentes en los últimos años: por una parte, la radioterapia guiada por imagen ha supuesto un avance notable en el grado de precisión geométrica con el que se administra la radiación; y por otra, los aceleradores lineales actuales son más eficientes, por lo que pueden realizar estas sofisticadas técnicas en menos tiempo que el empleado anteriormente con técnicas convencionales. Finalmente, la planificación de los tratamientos ha mejorado enormemente con sistemas de planificación de alta precisión dosimétrica y con la utilización de imagen médica multimodalidad

Todo ello se resume, según el Dr. Pérez Romasanta, “en la consecución de una relación más favorable entre riesgo (toxicidad) y beneficio (probabilidad de curación). Gracias a la expansión de la “ventana terapéutica” de la radioterapia, se han hecho posibles tratamientos con dosis muy altas administradas en breve espacio de tiempo, aportando mayor comodidad al paciente y ofreciéndole mejores posibilidades de control tumoral”.