Inicio ASP Científicos encuentran 4 nuevos genes estrechamente relacionados con el cáncer de mama

Científicos encuentran 4 nuevos genes estrechamente relacionados con el cáncer de mama

Compartir

Un grupo de científicos del Instituto de Cáncer Huntsman de la Universidad de Utah ha descubierto 4 nuevos genes que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

El equipo ha encontrado que las personas con los genes RINT1, MRE11A, RAD50 y NBN, se tratan de sustancias con un alto riesgo de presentar cambios hacia células cancerosas o mutaciones. Han indicado que dichas mutaciones no implican necesariamente que “el individuo sufra cáncer, pero sí será más propenso a desarrollar cáncer que otro tipo de persona”.

En concreto, los genes BRCA1 y BRCA 2 se tratan de dos genes normalmente relacionados con el cáncer de mama. No obstante, han recordado que estos dos genes están en todo el mundo, ya que sus funciones son las de reparar los daños celulares y asegurar el crecimiento normal de las células del pecho. Así, han recordado que las mujeres que poseen genes BRCA1 y BRCA2 anormales y se les ha diagnosticado cáncer de mama, suelen tener a menudo un historial familiar de casos de cáncer de mama, de ovario u otro tipo de cáncer.

En este sentido, los investigadores han explicado que pese a que tradicionalmente se ha relacionado el desarrollo del cáncer de mama con estos dos genes, también los nuevos 4 genes encontrados han podido ser relacionados con esta enfermedad. “Originalmente, el gen que estamos estudiando, llamado RINT1, no se consideró como un gen de susceptibilidad de cáncer humano, pero entonces descubrimos que había un aumento de 2 a 3 veces de riesgo de cáncer de mama en las personas portadoras de este gen”.

Por otro lado, los genes MRE11A, RAD50 y NBN también han sido reconocidos como genes de susceptibilidad al cáncer de mama de riesgo, en este caso de nivel menos agresivo. “Las proteínas codificadas por estos 3 genes forman un complejo apretado que está implicado en la reparación del ADN, y los 3 genes habían sido considerados posibles candidatos”.

Se detectó que la presencia del gen RINT1 aumentaba el riesgo de producirse cánceres especialmente gastrointestinales y ginecológicos. El equipo ha recordado que “muchos de los genes responsables de un fuerte aumento en el riesgo de cáncer en uno o dos sitios en el cuerpo, también conectan con menores aumentos en el riesgo de otros sitios”. No obstante, en el caso del gen RINT1, “el riesgo de otros tipos de cáncer es aproximadamente igual al de mama”.

Los investigadores han explicado que este estudio tiene la finalidad de contribuir a comprender el desarrollo y funcionamiento, así como los elementos que intervienen en no solo el cáncer de mama, sino todo tipo de cáncer. El equipo del Instituto Hunstman de la Universidad de Utah, lidera un consorcio internacional con el objetivo de localizar las mutaciones genéticas que pueden provocar cánceres hereditarios.
..Débora Rey