Inicio ASP España apuesta por extender la donación a corazón parado a todas las...

España apuesta por extender la donación a corazón parado a todas las Comunidades Autónomas

Compartir

La donación de personas fallecidas por muerte encefálica ha sido la principal fuente de obtención de órganos en España durante años, pero el descenso en la siniestralidad en carretera, el mejor control de los factores de riesgo cardiovascular y las mejoras en el tratamiento del paciente neurocrítico han llevado a un progresivo descenso de este tipo de donantes en nuestro país. Por ello, la Organización Nacional de Trasplante (ONT) ha apostado firmemente por la donación en asistolia, también llamada a corazón parado, como una de las mejores vías de expansión.

Así lo ha afirmado la doctora Beatriz Domínguez-Gil, especialista en nefrología de la ONT, en el marco del III Congreso de la Sociedad Española de Trasplante (SET) en Valencia, que ha prestado especial atención a este tipo de donación. Su principal ventaja, resume, es que “permite ofrecer la opción de ser donante a todas las personas que fallecen, independientemente de las circunstancias de su fallecimiento”.

Según esta experta, esta modalidad se enfrenta a varios retos: “la necesidad de aumentar la efectividad de los programas existentes, pues la mayor parte de ellos se focalizan exclusivamente en la donación renal, pero no en la hepática, pulmonar o incluso pancreática, y la mejora de los resultados postrasplante, lo que requiere de una investigación coordinada en red por parte de todos los programas con experiencia en donación en asistolia y en el trasplante de estos órganos”.

España reafirma su posición como potencia en donación en asistolia
Según la experta de la ONT, España es, después del Reino Unido, el país de la Unión Europea con mayor número de donantes en asistolia. Así, el año pasado hubo 159 donaciones a corazón parado en España, lo que representa el 10% del total de la actividad. “Este año la tendencia es ascendente, con un aumento del 36% con respecto a la actividad registrada en el mismo periodo de tiempo del año anterior. El trasplante renal es la estrella, pero el hepático y el pulmonar realizados con órganos de este tipo de donantes crecen de manera prometedora”, resume la doctora. En un cortísimo periodo de tiempo, España ha pasado de tres programas de donación a corazón parado a 31 hospitales con este tipo de actividad distribuidos en 11 comunidades autónomas.

La ONT considera que las técnicas de preservación, como mayor novedad técnica en este campo, van a ser fundamentales para potenciar esta actividad. “No sólo nos permiten una preservación más adecuada de los órganos, sino también valorar su funcionalidad antes del trasplante y así seleccionar aquellos órganos con mayores probabilidades de éxito”, apunta.

Además, explica la Dra. Domínguez-Gil, es esencial una cooperación fluida entre centros con este tipo de donación y aquellos con experiencia trasplantadora. El objetivo de la ONT es que este tipo de donación sea una realidad en todas las comunidades autónomas y llegue a representar el 20% del total de las donaciones.