Inicio ASP Cada año mueren 38 millones de personas por enfermedades no contagiosas

Cada año mueren 38 millones de personas por enfermedades no contagiosas

Compartir

Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado del ascendente número de fallecimientos a causa de enfermedades no contagiosas. Contando con un gran peso en países en desarrollo, se ha estimado un total de 38 millones de personas que fallecen por este tipo de contagios al año.

Este tipo de enfermedades incluye la diabetes, la obesidad, el cáncer, y enfermedades respiratorias, las cuales representan una importante amenaza para la salud humana y el desarrollo. Se tratan de cinco enfermedades que son las primeras causas de muerte en el mundo, acabando con la vida de alrededor del 60% de las personas del planeta, entre ellas, un 80% en países en vías de desarrollo.

Las enfermedades no contagiosas se relacionan con diversos factores, entre ellos genéticos, ambientales y hábitos de vida, como el tabaquismo, consumo de alcohol en exceso, dieta no saludable e inactividad física.

El informe indica que de los 38 millones de fallecimientos por estas causas, alrededor de 14 millones pertenecen a una población de entre los 30 y los 70 años, de los cuales el 85% son habitantes en países en desarrollo.

El director general adjunto de la OMS, Oleg Chestnov ha indicado que “estas muertes prematuras son en gran parte evitables con medidas gubernamentales que reduzcan los factores de riesgo”.

Así, por otro lado, la directora general de la OMS, Margaret Chan, ha recordado que “los desafíos que representan estas enfermedades son enormes” ante el seguimiento sobre las políticas públicas de salud ante la Asamblea General de la ONU.

El informe ha recogido las respuestas oficiales para luchar contra este tipo de enfermedades en 194 países, ya que se ha pronosticado un aumento del 27% en África, y un 25% en la región mediterránea-oriental, ya que “cada vez se está más expuesto a influencias ambientales y sociales que son mayor frecuencia lleva a adoptar estilos de vidas no saludables, lo que tiene como consecuencia un mayor riesgo de la salud”.

Por otro lado, Margaret Chan ha hecho hincapié en que “no hay una falta de compromiso, sino una falta de capacidad para actuar, especialmente en los países en desarrollo”.
..Débora Rey