Inicio ASP Científicos del CNIO descubren que las células madre tumorales son fluorescentes

Científicos del CNIO descubren que las células madre tumorales son fluorescentes

Compartir

En esa masa de células que son los tumores, se esconden las células madre tumorales, que son responsables tanto del origen del cáncer como de la resistencia a los tratamientos convencionales de quimioterapia. Identificarlas y aislarlas es uno de los objetivos primordiales de la investigación oncólogica, pero “darles caza” hasta la fecha no ha sido una tarea fácil, y es que ha resultado siempre muy difícil porque solamente representan el 1-2% de la masa tumoral.

Pero ahora, gracias a un nuevo trabajo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), liderado por los investigadores Irene Miranda, Bruno Sainz y Christopher Heeschen, se podrán identificar con mayor facilidad, y es que un grupo de científicos españoles han descubierto y caracterizado un nuevo marcador específico de las células madre cancerígenas: la riboflavina o vitamina B2, un pigmento que emite fluorescencia verde como resultado de su acumulación en vesículas intracelulares. Esta propiedad luminosa servirá para rastrearlas y aislarlas sin necesidad de utilizar anticuerpos u otras técnicas más complejas y de mayor coste económico. “La autofluorescencia de estas células permitirá rastrearlas de una forma fácil, sencilla y barata, así como estudiar el origen de la quimioresistencia de los tumores”, indica Irene Miranda, primera firmante del estudio pubilcado en la revista ‘Nature Methods’.

El descubrimiento, que se ha realizado en varios tipos de tumores, incluidas muestras de pacientes de cáncer de páncreas, hígado, colon y pulmón, plantea una pregunta: ¿Por qué́ las células madre tumorales acumulan vitamina B2? La respuesta ante esa cuestión por parte de los investigadores demuestra que se debe a un aumento de la proteína ABCG2, que es la  responsable del transporte de la vitamina hacia el interior de las vesículas intracelulares que confieren luminosidad a las células. Ahora bien, el porqué de este fenómeno está todavía por determinar.

La relevancia de este estudio podría impulsar la medicina personalizada del futuro y el desarrollo de tratamientos oncológicos más eficaces. Con la autofluorescencia se podrán aislar las células autofluorescentes procedentes de una biopsia y testar su sensibilidad a los medicamentos. Así se ganará tiempo a la hora de buscar la combinación de fármacos más eficaces para eliminar las células madre cancerígenas, la simiente del cáncer.

Este trabajo ha sido financiado por la Unión Europea, el Instituto de Salud Carlos III, el Ministerio de Economía y Competitividad y la Fundación “La Caixa”.
..Emilio Ramírez