Inicio ASP El 90% de los casos de EPOC se produce en personas fumadoras

El 90% de los casos de EPOC se produce en personas fumadoras

Compartir

La EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva) es una enfermedad que afecta a dos millones de personas en España y dos terceras partes de las personas que la padecen no lo saben. Con motivo de la celebración mañana del Día Mundial de la EPOC, el doctor José Antonio Quintano, coordinador del Grupo de Trabajo de Respiratorio de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), ha declarado que el médico de familia tiene la responsabilidad de detectar a tiempo los casos de EPOC, por lo que debería estar en permanente actualización de sus conocimientos.

El lema escogido mundialmente este año para la celebración del Día Mundial de la EPOC es “No es demasiado tarde”. Con él, se quiere poner la atención en que, aunque se lleve más o menos tiempo fumando, siempre se está a tiempo de dejarlo, y evitar así los riesgos de padecer esta enfermedad, causada hasta en el 90% de los casos por el tabaquismo.

Toda persona fumadora mayor de 35 años, que tenga síntomas respiratorios como tos o expectoración frecuente, o dificultad respiratoria diaria, puede padecer EPOC”, afirma Quintano. Al ser una enfermedad progresiva, los riesgos de detectarla tardíamente son muy altos. “Recordemos que es una enfermedad crónica, por lo que el mejor tratamiento es la prevención, es decir, dejar de fumar” – apunta. Una vez diagnosticada, el tratamiento más habitual consiste en el uso de fármacos fáciles de tomar de forma inhalada generalmente, que aunque no curan la enfermedad, mejoran los síntomas, las actividades de la vida diaria, la calidad de vida y los episodios de empeoramiento.

Este especialista aconseja a la población fumadora que acuda a su médico de Familia ante el menor síntoma, como la existencia de una tos persistente. “La accesibilidad a las consultas por parte de los médicos de Atención Primaria nos sitúa en una posición inmejorable para realizar un diagnóstico precoz de la EPOC y de sus agudizaciones”. Sin duda, añade, “Atención Primaria es el lugar ideal para realizar un abordaje integral de este enfermo crónico, en el que la educación sanitaria y su implicación en el autocuidado son esenciales”.

La prevalencia en España, según datos del estudio EPI-SCAN, es del 10,2%, (15,1% en varones y 5,7% en mujeres) de la población entre 40 y 80 años. Suponiendo el quinto motivo de consulta en AP (de media, visitará a un médico de Atención Primaria 5-6 veces por año). La mortalidad también es elevada; es ya la tercera causa de muerte en el mundo, después de la cardiopatía isquémica y los accidentes cerebrovasculares.

Alrededor del 70% de los pacientes que la sufren no están diagnosticados, por lo que cuando se inicia el tratamiento la enfermedad se encuentra habitualmente en fases avanzadas, lo que empeora su pronóstico. Es decir, que alrededor de un millón seiscientos mil españoles desconocen que padecen EPOC y, por tanto, no reciben ningún tratamiento

Se recomienda la realización de la espirometría a los pacientes en situación de riesgo (como los fumadores con síntomas respiratorios), pues permite detectar la enfermedad en etapas en las que los síntomas todavía no son evidentes.

Además, el doctor Quintano opina que los médicos de Familia deberían identificar lo antes posible a aquellos pacientes que presentan mayor riesgo de sufrir agudizaciones de esta enfermedad, que sean capaces de reconocer de forma precoz los síntomas de alarma de la agudización, de hacer un diagnóstico diferencial y de confirmación, de clasificarlos adecuadamente en función de su gravedad y de aplicar las medidas terapéuticas necesarias, de forma que sea posible la rápida resolución de los episodios y reducir la necesidad de hospitalización.

Actualmente, se considera que el mejor método para prevenir las agudizaciones de EPOC consiste en un correcto tratamiento basal de la enfermedad. En este sentido, -recalca-, “resulta de gran relevancia la lucha contra el tabaquismo, la vacunación antigripal y antineumocócica, y el tratamiento farmacológico personalizado basado en los fenotipos”.