Inicio ASP El ébola mata al 8,2% de los médicos de Sierra Leona

El ébola mata al 8,2% de los médicos de Sierra Leona

La pasada semana, uno de los médicos más experimentados de Sierra Leona, Victor Willoughby, de 67 años, fallecía en la capital, Freetown, contagiado de ébola. Desde verano de 2014, el alcance del virus en este país de África Occidental ha sido devastador con el personal sanitario, y es que en si en julio perdía la vida uno de los mejores patólogos del país, Sheik Humarr Khan, en agosto fallecían Modupeh Cole y Sahr Rogers; Olivette Buck en septiembre; Godfrey George y Michael Kargbo en noviembre, y en diciembre Dauda Koroma, Aiah Solomon Konoyeima y Thomas Rogers.

En apenas 10 meses, desde que el virus del ébola hiciera acto de presencia en Sierra Leona, el país ha perdido el 8,2% de sus médicos a causa del virus. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Sierra Leona es uno de los países en el mundo con menos profesionales sanitarios, ya que se estima que en total hay 134 médicos para una población de seis millones de habitantes, es decir, 0,22 profesionales por cada 1.000 habitantes.

La muerte de un médico en este país de Africa Occidental significa que más de 4.500 personas se quedan sin atención sanitaria. Comparándolo con España, el dato es abrumador, y es que si ese 8,2% de médicos fallecidos hubiera ocurrido en nuestro país, el peor brote de ébola de la historia habría terminado ya con la vida de 19.000 médicos desde marzo del presente año.

De los profesionales sanitarios de los tres países de África Occidental más afectados por ébola, Sierra Leona, Liberia y Guinea, son precisamente los de Sierra Leona los que tienen que hacer frente a una mayor extensión del virus, y es que según los Centros de

de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, se enfrentan a una extensión del ébola hasta 100 veces superior a la de otros países africanos.

19.340 casos de ébola y 7.518 fallecidos
En su actualización sobre la situación de la epidemia en África Occidental, la Organización Mundial de la Salud informó este pasado lunes 22 de diciembre que los casos de ébola han llegado a los 19.340. Este recuento, que incluye los casos confirmados, probables y sospechosos, un total de 2.571 corresponden a Guinea, 7.830 a Liberia y 8.939 a Sierra Leona, los tres países más afectados.

Los fallecidos en la epidemia han llegado a los 7.518. La mayor tasa de mortalidad se observa en Liberia, donde se han contabilizado 3.376 muertos, otros 1.586 en Guinea y 2.556 en Sierra Leona.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, recordó este pasado lunes a su retorno de una gira por los tres países, que “el ébola sigue siendo una emergencia y no hay que rebajar los esfuerzos”. La respuesta internacional contra el ébola está funcionando, pero no todo lo rápido que debería y es que aseguró que “nuestra estrategia está funcionando y se ha dado la vuelta a la curva; va hacia abajo, pero no lo suficientemente rápido”.

El responsable de la ONU explicó como la manera de extenderse la epidemia ha cambiado, y es que ya no se propaga desde el epicentro, sino que hay “decenas de cadenas de transmisión aisladas”, lo que implica poner más esfuerzo en dar “caza” al virus. Esta tarea requiere la participación de equipos compuestos por médicos, enfermeras, técnicos de laboratorio y epidemiólogos que pueden desplazarse a las áreas más remotas de Sierra Leona, Liberia y Guinea para ofrecer atención a los enfermos y rastrear a sus contactos, para detectar a tiempo posibles contagios. En este sentido instó a no perder “ni un solo caso”, tarea ardua si se considera que el área afectada por el virus es tan grande como todo el Reino Unido.

Moon considera necesario acelerar los progresos para cumplir cuanto antes con el objetivo de tener “cero casos” de ébola, una meta que según señaló este mes la Organización Mundial de la Salud podría no cumplirse hasta mediados de 2015. Al respecto afirmó que “debemos hacer de esto un objetivo a corto plazo, ni siquiera a medio, para poder terminar con esto cuanto antes”. Para ello aseguró que la ONU y los países más afectados necesitan que la comunidad internacional continúe apoyando su trabajo con contribuciones financieras, materiales y humanas. “Agradezco a muchos países que han ofrecido generosas contribuciones de personal, equipamientos y fondos. Si vamos a ganar esta batalla, necesitamos aún más solidaridad”, añadió.

Recuperación económica de los países más afectados
Además de seguir trabajando para terminar con el brote, el secretario general de la ONU afirmó que es momento de comenzar a trabajar en la recuperación económica de los países más afectados, y es que según las Naciones Unidas el ébola ha supuesto un duro golpe para las economías de Guinea, Liberia y Sierra Leona, que han visto caer la actividad a mínimos y que sin ayuda podrían sufrir las consecuencias durante años. En este sentido ordenó a las agencias de la organización encargadas de desarrollo que planeen junto a los países afectados planes de recuperación.

Por último recordó que la comunidad internacional debe aprender de esta epidemia y poner en marcha mejores mecanismos de alerta y respuesta rápida ante futuros brotes de enfermedades, para lo que anunció que tiene previsto trabajar en un “serio esfuerzo” junto a los gobiernos de todo el mundo.
..Emilio Ramirez