Inicio ASP “Es difícil transmitir al estudiante la esencia del médico de Familia si...

“Es difícil transmitir al estudiante la esencia del médico de Familia si la Universidad no le brinda un espacio formativo”

Compartir

Si la Universidad no forma adecuadamente en medicina de Familia, y la Administración no oferta un mayor número de plazas MIR de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, en pocos años el Sistema Nacional de Salud no podrá hacer frente de manera eficiente al cuidado de la población”. Así de rotundo se mostraba Juan Carlos Romero, presidente de las III Jornadas Nacionales de Residentes de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

El Dr. Romero explicaba que es difícil transmitir al estudiante la esencia del médico de Familia si en la facultad no se le brinda el espacio formativo suficiente para conocerla. “La medicina actual tiende cada día más a la especialización de la especialización”, “intentando dar respuesta a pequeñas partes del ser humano. La medicina de Familia te permite conocer todas las piezas del rompecabezas, entender como una persona vive su enfermedad, guiar, instruir y educar al paciente en el manejo de sus patología para ser autónomo y autosuficiente”, decía.

Las Jornadas con más de 300 asistentes, entre médicos residentes y tutores llegados de toda España, han servido para abordar y compartir conocimientos y fomentar la inquietud de aprender tanto de los residentes como de los tutores. Los 224 trabajos científicos y casos clínicos presentados “que demuestran la capacidad investigadora de los residentes”.

Desde SEMERGEN se considera que la actual coyuntura económica actual y las medidas que se están adoptando en los últimos años están perjudicando gravemente el proceso de formación de los médicos residentes, por ello apuesta por este tipo de actividades. Además, según ha denunciado el doctor y tutor Rodrigo Abad, presidente del Comité Científico, “la función del tutor tampoco está reconocida por las administraciones sanitarias, ni se invierte en su formación, que también es necesaria”.

Rodrigo Abad cree que “los tutores, igual que los residentes, necesitamos también una permanente actualización de conocimientos”. Por ello, se han realizado muchos temas y talleres conjuntos en los que potenciar la comunicación y empatía entre ambos colectivos.

La realidad de las Unidades Docentes
Este especialista en MFyC recuerda que en muchas unidades docentes de varias comunidades autónomas se han recortado tanto sus partidas presupuestarias que ha afectado de manera determinante a las actividades formativas, por lo que los residentes encuentran en las sociedades científicas un complemento a su formación que no reciben por otros cauces.

El doctor Abad reclama a la Administración “el reconocimiento profesional a la labor docente, actividad no remunerada y escasamente estimulada desde los niveles de Gestión Sanitaria, a pesar de la dedicación horaria suplementaria que demanda nuestra actividad desde el punto de vista formativo, organizativo y evaluativo para la correcta gestión y desarrollo de la tutorización de nuestros residentes de Medicina de Familia”.

Respecto a los médicos residentes, Rodrigo Abad cree que, a veces, están siendo utilizados como mano de obra barata en las Urgencias de algunos hospitales sin la tutela necesaria. “Así observamos”, -subraya- “como muy bien ha puntualizado la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, en el Informe que recientemente ha presentado sobre Las urgencias hospitalarias en el Sistema Nacional de Salud: derechos y garantías de los pacientes’, que los médicos internos residentes (MIR) son los que tienen que asumir un grado excesivo de carga asistencial en las urgencias hospitalarias“.

Por su parte, el doctor Romero, opina que debería haber mayor comunicación entre las Unidades Docentes y las Sociedades Científicas para reorganizar el plan formativo durante la residencia, y que sea mucho más útil. Además, “las autoridades sanitarias deberían formar y reconocer adecuadamente la labor del médico docente, y no abandonarlo a su vocación formadora, sin facilitarle en absoluto su trabajo”.

Según concluye Romero, “la formación actualizada es primordial para poder ejercer nuestra profesión con rigor y eficiencia, por lo que realizaremos desde SEMERGEN los esfuerzos que sean necesarios para seguir llevando a cabo este tipo de actividades, con mayor o menor ayuda externa”.