Inicio ASP Un proyecto liderado por el Hospital de Elche podría reducir en un...

Un proyecto liderado por el Hospital de Elche podría reducir en un 20% las infecciones quirúrgicas

Compartir

El Hospital General Universitario de Elche (Alicante) lidera el proyecto nacional ‘Infección Quirúrgica Zero’, que persigue reducir en al menos un 20% las infecciones quirúrgicas, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El coordinador del proyecto, en el que participan un total de 32 hospitales públicos de toda España, es el Dr. Juan Francisco Navarro, jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Secretario de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH).

Este estudio es de gran relevancia sobre todo si se tiene en cuenta que la infección del sitio quirúrgico ocupa un lugar destacado en los programas de vigilancia y control de la infección nosocomial en todo el mundo. Una infección del sitio quirúrgico es aquella que ocurre después de la cirugía en la parte del cuerpo donde se realizó la operación. La mayoría de los pacientes que tienen cirugías no contraen infecciones. Sin embargo, de cada aproximadamente 100 pacientes que tienen cirugías, entre uno y tres contraen infecciones.

El proyecto tiene como objetivo mejorar la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes quirúrgicos por medio de la aplicación de una serie medidas preventivas. “La puesta en marcha de esta iniciativa supone estudiar si es factible la aplicación de estas medidas y también si son efectivas en condiciones normales de la práctica médica”, explica el Dr. Navarro, que además destaca que a través del proyecto  “se permitirá conseguir una serie de datos que sirvan para introducir nuevas y mejores estrategias contra las infecciones nosocomiales”. Asimismo, “el estudio nos permite diseñar y protocolizar adecuadamente la intervención y adaptarla a las características específicas de otros hospitales y tipos de cirugía”, añade.

Cinco áreas de intervención
Tras una profunda valoración, los expertos decidieron actuar en cinco áreas de intervención para que el proyecto mejore la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes quirúrgicos a través de la aplicación de una serie medidas preventivas:

  1. La profilaxis quirúrgica antibiótica correctamente aplicada.
  2. Uso de clorhexidina alcohólica al 2%.
  3. El cumplimiento de las normativas de retirada del vello.
  4. La aplicación efectiva de medidas de normotermia perioperatoria.
  5. La aplicación efectiva de medidas de normoglucemia perioperatoria.

Los resultados obtenidos en los hospitales participantes, constatan que las infecciones quirúrgicas se ven reducidas con el ajuste de las dosis de profilaxis antibiótica correctamente aplicada al peso, la edad, la obesidad y la hemodilución de cada paciente; con la aplicación de dos capas de clorhexidina alcohólica al 2% en espiral y friccionando; evitando la eliminación del vello a menos que sea necesario y, en este caso hacerlo usando una cortadora eléctrica; monitorizando la temperatura del paciente cada hora, antes, durante y después de la cirugía manteniéndola siempre por encima de 35,5 grados, aplicando si procede calentadores de fluidos y cobertores de calor, y manteniendo la normoglucemia antes, durante y después de la intervención.

En este año se podrían evitar hasta 41.688 infecciones quirúrgicas
La fase piloto del proyecto comenzó en el Hospital General Universitario de Elche en noviembre de 2013, y se desarrollará hasta diciembre de 2015. Al respecto, Navarro explica que “en la fase actual del proyecto se está demostrando que es factible ya que no genera efectos adversos mayores”, además destaca su economía, y es que “que solo genera un coste de entre 10 y 20 euros por paciente y supone un ahorro de 30 a 40 euros por cada euro gastado”.

Su aplicación, como explica, “puede ser muy efectiva, previniendo más de un 20% de las infecciones quirúrgicas en el primer año de aplicación y en condiciones normales de trabajo de los hospitales españoles”. Destacar que en Estados Unidos y en Europa, la aplicación de estos protocolos ha sido capaz de prevenir hasta un 60% de las infecciones quirúrgicas.

Si los datos se extrapolasen a los 4,7 millones de intervenciones quirúrgicas de todo el país y el proyecto se aplicara íntegramente en todos los hospitales españoles, se estima que durante este año, y con un 20% de efectividad preventiva, se podrían evitar hasta 41.688 infecciones de sitio quirúrgico, 30.331 reingresos hospitalarios, 7.759 re-intervenciones y 2.187 muertes perioperatorias, toda una serie de cifras relativas a cuestiones médicas y sanitarias, que traducidas en datos económicos, podría generar un ahorro al Sistema Nacional de Salud (SNS) de 575.419.464 euros, teniendo en cuenta los considerables costes actuales que supone cada infección quirúrgica (13.800 euros por infección).
..Emilio Ramirez