No se pierda

Un intestino “bio-artificial” ofrece una nueva esperanza para las enfermedades intestinales graves

23 de julio, 2015
Intestino

¿Qué pasaría si las personas con enfermedades intestinales severas, o con el intestino dañado, pudieran utilizar sus propias células madre para hacer crecer nuevo tejido intestinal “bio-artificial” remplazando las partes dañadas?

Sin duda sería un descubrimiento que cambia la vida y que salvaría la vida de un sinnúmero de niños que nacen con enfermedades congénitas, como el síndrome del intestino corto, y de adultos que sufren lesiones, tumores o enfermedades intestinales dolorosas, como la enfermedad de Crohn.

Después de casi 10 años de trabajo, el Dr. Luca Cicalese y sus colegas se encuentran al borde de un gran avance. Por primera vez han demostrado la capacidad de crear tejidos funcionale totalmente “bioartificiales” que han crecido a partir de células madre intestinales en las entrañas de ratas de laboratorio. El equipo de la Universidad de Texas Medical Branch, en Galveston, presentará el trabajo a la comunidad científica en la Digestive Disease Week de este año, la mayor reunión del mundo de médicos e investigadores en gastroenterología, hepatología, endoscopia y cirugía gastrointestinal.

Se han realizado otros intentos de curación de intestinos dañados o enfermos, pero han resultado problemáticos, como la alimentación intravenosa, que aunque en un principio resulta eficaz, se asocia con complicaciones graves y con una mala calidad de vida. Un trasplante es potencialmente curativo, pero sigue siendo difícil debido a la escasez de donantes, las altas tasas de infección, y la inmunosupresión potente debido al peligro de rechazo del órgano.

Inicialmente los investigadores fueron capaces de crear un pedazo de intestino bioartificial separando un segmento de intestino de cerdo y eliminando todas sus células, la creación de un andamio biológico descelularizado. Esta matriz de fibras de colágeno se creó para la implantación de células intestinales de ratas y creció en un trozo de tejido intestinal. Ya que el andamiaje de tejido provenía de algo que ya existía en la naturaleza, no fue objeto de rechazo para el cuerpo. Sin embargo, este éxito fue sólo superficial. Habían creado un nuevo tejido, pero era artificial y no funcional.

En su experimento actual, demuestran que los segmentos intestinales recién formados, que fueron trasplantados en 20 ratas, se han hecho plenamente funcionales. Después de 12 semanas de crecimiento, probaron el nuevo tejido intestinal con muestras de orina y de sangre, así probaron que estaba absorbiendo nutrientes tan eficazmente como el tejido intestinal normal.

En principio tienen planeado trabajar en animales más grandes 3 años más, después de lo cual esperan que esté listo para ensayos clínicos en humanos.

Si, finalmente, es posible utilizar esta técnica en humanos, se podría suprimir la necesidad de una alimentación intravenosa, la cirugía o el trasplante. Y, si estos investigadores son capaces de crear con éxito nuevos fragmentos de intestino humano, el potencial para curar enfermedades mediante la regeneración de nuevos tejidos de órganos podría abrir un sinnúmero de nuevos campos de cura.
..Amaya Lujambio