No se pierda

La intervención de la familia completa reduce la obesidad infantil, según un estudio de 2 años

20 de agosto, 2015
Obesidad infantil

Un estudio realizado por pediatras centrados en la obesidad infantil dirigió su mirada al apoyo familiar que, aunque se imparta de manera poco frecuente, es capaz de reducir con eficacia el exceso de peso en los niños con sobrepeso de leve a moderado. La intervención y la pérdida de peso se produjeron durante un estudio de 2 años.

Rachael W. Taylor de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, y sus colegas publicaron los resultados de su ensayo aleatorio en la versión online del 20 de julio y en la revista Pediatrics. El estudio incluyó a 206 niños, de entre 4 y 8 años, que tenían un índice de masa corporal (IMC) en el percentil 85 o superior.

Los niños fueron seleccionados desde una iniciativa de medición del peso en la cual, muchos de los padre de niños que finalmente fueron seleccionados para participar en el ensayo, no eran conscientes de que sus hijos tenían sobrepeso.

Los investigadores asignaron aleatoriamente a las familias en dos grupos, uno con tratamiento adaptado adaptado a ellos (TP, por sus siglas en inglés, ‘Tailored package’), que proporciona a los padres apoyo breve pero personalizado, una vez al mes; o bien en el grupo de atención habitual (UC, por sus siglas en inglés ‘Usual Care’). Los padres de ambos grupos fueron informados de que sus hijos tenían sobrepeso.

Se consiguió mantener al 88% de los niños durante los 2 años de duración del estudio. A los 2 años, las intervenciones o atenciones, se asociaron a un índice de masa corporal significativamente menor al control inicial y una puntuación significativa del IMC z de 0,12.

Descubrieron que los niños en el grupo TP no sólo tuvieron un menor incremento en los controles del IMC, sino que también eran más activos físicamente y sus dietas eran mejores. En cualquier caso, los investigadores fueron incapaces de encontrar diferencias entre los comportamientos de los padres de un grupo u otro, en las prácticas de alimentación, en la organización del hogar, etcétera y, por tanto, no pudieron documentar nada al respecto.

Nuestro uso de la UC (atención habitual) como comparador, en vez de un control mediante lista de espera, también podría haber contribuido a las diferencias observadas, dado que ambos grupos recibieron algún tipo de intervención. Sin embargo, en el ‘Janicke et al’ demostraron hace poco que el tipo de grupo de control (atención estándar vs control mediante lista de espera) no es una variable moderadora significativa en los ensayos del tratamiento de la obesidad. Elegimos proporcionar nuestra propia ‘UC’ en lugar de alentar a los participantes a visitar a su médico de cabecera, para poder asegurarnos de que los participantes reciben la misma intervención“, señalan los autores.
..Amaya Lujambio