No se pierda

Las agresiones a los médicos de la sanidad pública ya se castigan con penas de prisión

7 de agosto, 2015
agresiones

Un doctor interpuso una demanda contra uno de sus pacientes tras ser agredido mientras pasaba consulta. El médico fue golpeado por un paciente, al cual demandó, en el centro de salud donde trabajaba ya que se había negado a darle una baja de días previos que solicitó el demandado, sin ninguna prueba que lo justificara.

En este desagradable incidente el acusado golpeó al profesional sanitario con un objeto en la cara para posteriormente propinarle diversos golpes provocándole diversas lesiones (contusión en zona temporal y contusión retroauricular) para las que necesitó tratamiento médico. Las lesiones no se curaron totalmente hasta transcurridas dos semanas por lo que el doctor no pudo trabajar durante ese periodo.

Durante el juicio se acreditaron todos los hechos expuestos en la acusación del Ministerio Fiscal y la particular. El demandante declaró que atendió al agresor, quien le pidió una baja de los días anteriores y un justificante de ese día. Para ello el doctor le pidió el justificante de que fue visto por otro facultativo para poder expedir dicha baja. El médico sugirió al acusado que al no tener un documento acreditativo de la dolencia que alegaba, debía dirigirse a Inspección para resolverlo. El paciente se puso nervioso y atacó al médico hasta que pudo ser auxiliado por otros pacientes y compañeros de la consulta.

En el momento en el que llegó la policía al centro de salud los presentes habían retenido al agresor, quien se negó a acompañar a los agentes al coche patrulla, por lo que tuvo que ser trasladado a la fuerza.

Las lesiones sufridas por el doctor han quedado comprobadas mediante el informe forense, que además acreditó la correlación entre el modo en que se produjo la agresión y sus consecuencias.

Por su parte, el defensor del demandado ofreció una versión muy diferente de los hechos, haciendo ver que el acusado fue la víctima y era imposible que hubiera sido el agresor por ser inválido. Además señaló que el facultativo lanzó un teléfono a la cabeza del acusado, algo inverosímil ya que se comprobó en el informe forense la inexistencia de lesiones provocadas por el facultativo. No puede olvidarse que el demandado tuvo que ser reducido por los agentes ante la negativa de acompañarles al coche patrulla y que la invalidez alegada se debía a su diabetes y no por falta de movilidad o fuerza en el brazo.

Tal y como sucedieron los hechos son constitutivos de delito de atentado contra la autoridad pública ya que en el momento de la agresión el facultativo prestaba sus servicios en un centro de salud de carácter público.

El Código Penal, en el artículo 24.2, considera funcionarios públicos a las personas que por disposición legal, elección o nombramiento de autoridad, participan en el ejercicio de funciones públicas, por lo que los profesionales sanitarios del sistema público cumplen tales condiciones.

La agresión del demandado provocó lesiones que precisaron de tratamiento médico tras una primera asistencia, lo que constituye, además, un delito de lesiones. Así fue como lo calificó la acusación particular y como se exponía en el informe forense donde se reflejaba que necesitó tratamiento así como acudir a especialistas para el control y diagnóstico de algunas lesiones.

Finalmente el juez condenó al acusado a seis meses de prisión por el delito de atentado y tres meses por el delito de lesiones. Además fue condenado a pagar una indemnización de mil euros al agredido por los días en los que no pudo trabajar.
..DSLegalGroup