Inicio ASP Nueva estrategia farmacológica para tratar mejor la depresión

Nueva estrategia farmacológica para tratar mejor la depresión

Compartir

La depresión es la patología psiquiátrica con mayor repercusión socioeconómica y requiere de medicación y psicoterapia para ser tratada. El European Brain Council estima su coste anual en Europa en más de 113.000 millones de euros. Este elevado coste se debe a la gran incidencia de la depresión, la larga duración de los episodios depresivos y la baja eficacia de los fármacos actuales.

En cuanto al tratamiento farmacológico, la respuesta a la medicación convencional es demasiado larga (entre 6 y 8 semanas), con lo que se hace indispensable encontrar nuevas terapias que consigan el mismo efecto pero en un periodo de tiempo más corto.

Los oligonucleótidos inhibitorios son moléculas formadas por secuencias cortas de ADN o ARN que se utilizan en terapia génica como estrategia para el silenciamiento o inhibición de genes. En el estudio que publica la revista Molecular Psychiatry, se ha usado un ARN de interferencia para inhibir la síntesis del transportador de serotonina en el interior de la célula y no a nivel de la membrana celular, como hacen otros tratamientos antidepresivos.

Los científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona del CSIC (IIBB-CSIC) y del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) compararon en ratones la eficacia de este tratamiento de ARN interferente con la de un antidepresivo convencional (fluoxetina, el conocido Prozac).

Los resultados revelan que con solo una semana de tratamiento con el oligonucleótido se consigue un efecto antidepresivo igual o superior al obtenido tras cuatro semanas de tratamiento con fluoxetina”, explica Analía Bortolozzi, investigadora del IDIBAPS y autora principal del estudio junto a Francesc Artigas del CSIC.

Aunque la investigación con este tratamiento está todavía en fase preclínica los investigadores manifiestan que “los resultados muestran cómo las nuevas estrategias terapéuticas podrían permitir superar las limitaciones de los fármacos actuales”.

El estudio se ha realizado en colaboración con otros centros de investigación españoles: el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, y la empresa nLifeTherapeutics. El primer firmante del artículo es Albert Ferrés-Coy, investigador predoctoral en el grupo codirigido por Artigas y Bortolozzi en el IIBB-CSIC-IDIBAPS.
..Fuente: SINC