No se pierda

Hallan una nueva forma potencial para bloquear un gen responsable de los cánceres más comunes sin provocar efectos secundarios graves

28 de octubre, 2015
Células de leucemia linfoblástica aguda

Un nuevo estudio sugiere una nueva forma potencial de bloquear uno de los genes responsables de cáncer más comunes, sin provocar efectos secundarios graves. Y es que el gen Notch que, desempeña un papel en muchos tipos de cáncer, es el gen más común en la leucemia linfoblástica aguda de las células T. Alrededor del 60% de los niños y adultos con leucemia de células T albergan una mutación Notch.

Hasta ahora, los fármacos diseñados para bloquear Notch han causado efectos secundarios graves, como es diarrea o cánceres de piel. Sin embargo, un equipo del ‘Comprehensive Cancer Center’ de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, ofrece un nuevo objetivo potencial para bloquear Notch sin causar efectos tóxicos. La investigación ha sido publicada en la edición digital de la revista Immunity.

El equipo de investigadores ha encontrado una proteína que, llamada Zmiz1, se pega a Notch, haciendo que el gen active su función cancerígena, al mismo tiempo que Zmiz1 no afecta a las funciones sanas normales de Notch.

Notch controla los genes que causan cáncer, pero también es importante para la salud normal. El reto es destruir la función del cáncer de Notch pero preservar su función normal”, explica Mark Chiang, profesor asistente de medicina interna de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan. “Si se despega Zmiz1 de Notch, las células cancerosas mueren. Y Zmiz1 parece ser selectivo en la activación de las funciones de cáncer de Notch”, agrega Chiang.

Los investigadores encontraron que los ratones vivieron más tiempo cuando se suprimió Zmiz1, y que tenían un peso corporal normal, además de no sufrir efectos secundarios graves del bloqueo de Zmiz1. “Nuestro objetivo es desarrollar un fármaco para colocar justo entre Notch y Zmiz1 que pueda romper el vínculo. Creemos que esto podría bloquear la vía cancerígena de Notch sin causar efectos secundarios tóxicos, como vemos con los inhibidores de Notch actuales”, afirma Chiang.

Aunque la mayoría de los niños con leucemia de células T se cura, el 20% sufrirá una recaída, enfrentándose a un pronóstico para nada claro. Hasta la fecha, no existen terapias específicas para estos niños. “Tenemos que desarrollar terapias contra Notch para ayudar a niños con cáncer recidivante y curar a los niños con menos toxicidad o efectos a largo plazo” asevera Chiang, quien considera que “nuestros tratamientos actuales a menudo pueden ser curativos, pero puede haber un alto precio por los efectos secundarios”, por lo que se necesita más investigación antes de llegar a este punto con los pacientes.

Mientras, Chiang y sus colegas planean usar la cristalografía de rayos X para crear una imagen tridimensional de Notch y Zmiz1, en un esfuerzo por entender cómo se pegan entre sí, lo que les permitiría diseñar un medicamento para separar las dos proteínas.

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es la forma más común de leucemia infantil, aunque no es infrecuente que se pueda dar en adolescentes y adultos jóvenes. En España se diagnostican alrededor de 30 nuevos casos por millón de habitantes y año, siendo el cáncer infantil más frecuente. La máxima incidencia se produce entre los 2 y 5 años y en el sexo masculino, la relación es 2:1 con respecto al sexo femenino. En adultos, este tipo de leucemia predomina en los jóvenes de sexo masculino, con una edad media entre 25 y 30 años. Solamente un 10-15% de los pacientes superan los 50 años.
..Redacción