No se pierda

La tecnología llega tarde o con demasiado retraso a los hospitales

18 de diciembre, 2015
Hospitales Tecnologia

Según el Dr. Ignacio López, expresidente de Fenin, el sector de tecnología y sistemas de información clínica se encuentra desde el pasado mes de febrero con un presupuesto cero debido a que durante los últimos años la partida económica dedicada a mantenimiento, recuperación y conservación de los equipos técnicos que resultan imprescindibles para la práctica clínica, prácticamente no se ha movido o lo ha hecho en unas cuantías mínimas.

Además, no está previsto, de momento, ninguna reposición de los mismos, con lo que las actuaciones profesionales que se lleven a cabo, al estar estas viejas u obsoletas resultan menos eficientes y seguras a la hora de realizar las pruebas previas para programar un diagnóstico para los nuevos pacientes o de recuperación para los que ya han pasado por sus respectivas consultas, con lo cual España, en esta materia, se sitúa entre las últimas de Europa, delante solo de Eslovenia, Chipre, Croacia o Irlanda. Se necesita pues, según continúa exponiendo la Fenin, un pacto para la Sanidad que involucre a todos los Sectores.

Se llevan ya varios años hablando de ello, pero la realidad es que no se vislumbra el momento en que llegue a concretarse.

Según datos de la misma institución, el Sector sanitario generó un beneficio de 6.900 millones de euros durante 2014 y exportó otros 2.200 millones, a pesar de lo cual la innovación tiene un difícil camino para llegar hasta los pacientes.

El panorama tecnológico es bastante desalentador por las siguientes realidades:

  • El 38% de los aparatos de resonancia magnética tiene más de una década y solo en 26% posee un lustro de vida.
  • En Galicia, por ejemplo, el 34% de los equipos que realizan los TACs que se encuentran en sus hospitales tienen más de 10 años, tres veces y media más de lo recomendado.
  • En Canarias, las indicaciones que sobre esta materia se suelen dar para un funcionamiento mínimo, se cumple solo en el 15% de sus equipos. Los demás sobrepasan la década de vida operativa. Son solo un ejemplo más o menos concreto de la situación porque las deficiencias varían según las zonas autonómicas que se analicen. No cabe duda que la crisis golpea más duramente al capítulos de los presupuestos destinados a cubrir estas deficiencias

Según indica Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, una de las posibles soluciones que pueden ayudar a empezar a canalizar estos problemas es facilitar la financiación oportuna a los hospitales y centros públicos para que puedan acceder a la adquisición de estos equipos y procesos más modernos con el fin de mantenerlos debidamente actualizados, de forma que garanticen un correcto funcionamiento de los mismos.

La disposición de las autoridades autonómicas y del propio Estado para después de las próximas elecciones parece ser que es buena. Ahora bien, según continua indicando Alfonsel, solo hace falta sentarse cuanto antes para concretar.

El informe AETSA 2007/9 preparado por las doctoras Leticia García Monchón y Clara Bermúdez, realizado con el título Incorporación de nuevas tecnologías a los hospitales españoles”, tiene un preámbulo a la evaluación de la implantación de las tecnologías sanitarias muy interesante. En un apartado dice “Los hospitales son la puerta de entrada y el lugar donde muchas tecnologías sanitarias se consolidan, asumiendo la responsabilidad fundamental de la incorporación al Sistema Nacional de Salud (SNS). El papel que estos deben desempeñar no es fácil. Por una parte, deben permanecer competitivos frente a otros Centros, gestionando la presión por la incorporación de esas nuevas tecnologías que se ofrezcan, bien debido a las demandas de los pacientes, las necesidades de los profesionales o por la presión de la industria. Por otra parte, deben desarrollar de forma paralela un proceso de introducción de las mismas, efectivo y rápido, asumiendo sus diferentes limitaciones y barreras; como presupuestos ajustados o escasez de evidencia sobre la eficiencia de muchas de ellas”.

Expertos del Instituto ECRI, de Estados Unidos, han preparado un listado de las Tecnologías más importantes a las que deberían prestar especial atención los hospitales durante los próximos años. Desde la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC), que respalda dichas propuestas, aseguran que la “implantación de esas nuevas tecnologías en los hospitales supondrá un beneficio global para el paciente, pero en determinadas ocasiones, el centro sanitario deberá analizar muy bien si esa inversión realmente es necesaria“.

Registros médicos electrónicos
Según los expertos del ECRI, solamente entre el 8 y el 12% de los hospitales estadounidenses disponen de registros médicos básicos digitalizados. En ellos el personal sanitario puede incluir nuevas anotaciones o realizar modificaciones sobre el expediente médico del paciente. Más del 90% de los hospitales ni siquiera cumplen con los requerimientos básicos para ese tipo de sistemas digitalizados.

En España, la implantación de la historia clínica electrónica es también considerada como un futuro objetivo que, poco a poco, comenzará a materializarse en la mayoría de las Comunidades Autónomas. “La generalización de la historia clínica electrónica en todos los centros sanitarios se marcó como un reto para el año 2009, pero al tratarse de un desafío importante, dado que son varias las interrogantes que genera, como por ejemplo, ¿cómo coordinarán o intercambiarán datos los sistemas de salud de las diferentes Comunidades Autónomas, así como su confidencialidad? o ¿cómo volcarán la información los distintos dispositivos médicos más allá de las imágenes radiológicas?“, afirma Jesús Lucinio Manzanares Pedroche, presidente de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC).

La preocupación de los economistas sobre el disparado gasto sanitario que la implantación de las nuevas tecnologías representa se ha centrado principalmente en que, en algunos casos, el aseguramiento estimula la utilización ineficiente de ellas. Hasta ahora, parece claro que gran parte del crecimiento del gasto sanitario durante el período posterior a la II Guerra Mundial no ha conseguido alcanzar esos aumentos de precios de las tecnologías existentes, sino el de las nuevas.
..Lola Granada