Inicio ASP El Consejo General de Dentistas denuncia que España tiene casi el triple...

El Consejo General de Dentistas denuncia que España tiene casi el triple de dentistas de los necesarios

Compartir

España tiene casi el triple de profesionales de los necesarios, y es que así lo denuncia el presidente del Consejo General de Colegios de Dentistas, Óscar Castro; por ello que urja al Gobierno a que tome las medidas oportunas para mejorar el futuro de la profesión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un ratio necesario de un dentista por cada 3.500 habitantes en función de la epidemiología y la demanda asistencial; en España, actualmente, hay un dentista por cada 1.200 habitantes.

Como ha explicado Castro a una entrevista a Europa Press, de cara al futuro, las previsiones no son halagüeñas, y es que “cada año salen de las facultades españolas unos 1.750 profesionales”. De mantenerse esa cantidad de dentistas que anualmente acaban sus estudios, en 2020, se prevé un ratio de un dentista por cada 1.000 habitantes.

Nos encontramos ante una plétora de profesionales tremenda, que da lugar a paro, emigración y subempleo”, reconoce el máximo representante de los dentistas españoles que, atribuye este aumento de profesionales a la falta de control en la apertura de nuevas facultades y a la ausencia de un sistema de ‘numerus clausus’ como el que hay en Medicina.

El gran número de facultades de Odontología que cada año se abren en España, y sin realizar ningún tipo de estudio en el que se analice la necesidad real de los recursos humanos que se precisan (actualmente en España hay 20 facultades, frente a las nueve que había en 1990) convierten a España en el país de la Unión Europea con más dentistas que se gradúan al año y, al mismo tiempo que ningún país europeo tenga un crecimiento tan elevado de odontólogos como en el nuestro.

25% de los nuevos titulados está en el paro y el 80% pide irse al extranjero
Actualmente el desempleo afecta al 25% de los nuevos titulados, y el 80% piden el certificado de buena conducta que emite el Consejo General “con la intención de irse al extranjero porque aquí no encuentran trabajo”, según Castro. Los países más receptores de dentistas españoles, prosigue, son Irlanda y Reino Unido.

Otro de los factores que favorecen este exceso de profesionales e impulsan su salida de España es la ausencia de una cartera de servicios bucodentales dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS). “No es de recibo que en pleno siglo XXI la sanidad española siga con ese gran vacío”, denuncia el presidente del Consejo General que, recuerda que en países del norte de la Unión Europea el Estado asume muchas de estas prestaciones, bien de forma directa o a través de ayudas o subvenciones en función del tipo de tratamiento. “Junto con el resfriado, la caries es la enfermedad más extendida del mundo, pero también de las más olvidadas”, lamenta.

Esta situación, como explica, da lugar a la proliferación de clínicas y a la creación de franquicias que, a su juicio, “han cambiado el sentir de esta profesión sanitaria hacia una línea más comercial”.

Regulación exigente de la publicidad
Precios gancho” y “ofertas agresivas”, y es que Castro lamenta como en los últimos años el sector odontológico ha entrado en esa dinámica, para así, atraer nuevos clientes.

La gente se ha acostumbrado a ver famosos anunciando implantes como si anunciaran una línea de telefonía”, denuncia Castro, que reclama una regulación exigente de la publicidad, y que esta sea ”precisa, veraz, comprensible y prudente” en relación a los servicios que ofrece.

Al respecto, el presidente de los dentistas recuerda que la publicidad en países como Francia o Bélgica está “fuertemente limitada” y ni siquiera puede haber clínicas con acceso a pie de calle. “Debemos orientar nuestras prácticas a necesidades de salud, no a intereses mercantiles”. En España solamente existe una normativa en cinco Comunidades Autónomas (Murcia, Navarra, Aragón, Asturias y País Vasco) mientras que “en el resto es la como la ley de la selva”.

Por otro lado, Castro también exige la necesidad de que el Gobierno ponga en marcha las especialidades odontológicas ya que, junto con Luxemburgo, es el único país de la Unión Europea donde no están reguladas; y reclama más medidas para combatir el intrusismo profesional que en los últimos años se ha incrementado coincidiendo con la crisis, ya que “el ciudadano busca alternativas más baratas”, concluye.
..Redacción